Instagram/GTRES

Las polémicas familiares más mediáticas del mundo del fútbol: de Georgina Rodríguez a Jesé

La novia de Cristiano Ronaldo ha sido la última que ha visto sus trapos sucios lavados en público, con su abuela y su tío entrando en «Sálvame» para criticar a la joven por no ayudarles en su precaria situación económica

E.B.
Actualizado:

La situación es la siguiente: trabajas en una tienda de lujo en Madrid, conoces a un exitoso jugador de fútbol, empezáis a salir, tienes una hija con él -que se suma a los tres que él ya tenía en solitario-, te mudas con él a Italia para que siga con su carrera, te invitan a la alfombra roja de la Mostra de Venecia y... tu abuela y tu tío aparecen en «Sálvame» para criticar que no les ayudas con sus problemas de dinero. ¿Tu nombre? Georgina Rodríguez.

Cuando parecía que no había trapos sucios que sacarle a la novia de Cristiano Ronaldo, su familia paterna se ha puesto manos a la obra. Que si su padre está ingresado en un hospital de Buenos Aires tras sufrir un ictus y no se ha preocupado por él. Que si la abuela Juana vive en una casa prefabricada desde el terremoto de Lorca y cada vez que pedía ayuda, su nieta colgaba el teléfono. Que si se avergüenza de ellos. Y, por supuesto, el mejor lugar para ponerle los puntos sobre las íes a Georgina es el plató de «Sálvame», convirtiendo a la joven en Trending Topic.

Y es que todo el mundo quería opinar sobre lo mala nieta que es la novia de Cristiano Ronaldo. Apenas unas voces tímidas pusieron el foco en que se desconoce la relación de la joven con su familia paterna. Entre ellas, la de Alba Carrillo, quien defendió a la modelo asegurando que «no tiene por qué mantener a su familia sólo porque esté saliendo con Cristiano». Por su parte, Georgina ha preferido pasar de la polémica y se ha limitado a colgar en su Instagram Stories una fotografía con los 10 mandamientos, quien sabe si para poner el foco en el octavo o en el décimo.

Como ella, otros fueron los rostros del mundo del fútbol que vieron como sus problemas familiares se hacían de dominio público. Especialmente duro fue el caso del futbolista Nolito. En noviembre de 2016, el «Daily Mirror» publicaba la fotografía de su madre, Rocío Agudo, pidiendo a la entrada de un supermercado. La mujer denunciaba que no tenía dinero ni para comida, que su hijo la había abandonado y que vivía de okupa con sus otros dos hijos.

Una madre adicta y una abuela «mamá»

Nolito nació en Sanlúcar de Barrameda. Cuando tenía 21 meses, su madre le abandonó y fueron sus abuelos, Dolores y Manuel, quienes criaron al pequeño junto a sus otros 11 hijos. El futbolista siempre se refirió a sus abuelos como «papá y mamá» y a sus tíos como sus hermanos.

Su trabajo y su toque en el campo de juego le llevaron al éxito y cuando ante él se presentó la disyuntiva entre fichar por el FC Barcelona de Luis Enrique y el Manchester City de Pep Guardiola, su entorno le animó a irse de España para escapar de su madre, a quien describieron hace dos años en «Jaleos» como «una adicta que ha rechazado las ayudas que le ha dado su hijo, que vive casi en la indigencia y que no se da cuenta del año que lleva haciéndole a su hijo toda la vida».

Tras publicarse el artículo en el «Daily Mirror», Aguado colgó dos vídeos en Youtube en las que enseñaba la casa en la que vivía de okupa y acusaba al futbolista ser un mal hijo por dejarla en la indigencia. Dolores, su madre, defendió a capa y espada a Nolito, su duodécimo hijo. «Todo lo que dice mi hija es falso». Pero la historia que caló fue otra, pese a los esfuerzos de su círculo por aclarar la situación.

Nolito, junto a su mujer y sus tres hijas en una foto de 2017
Nolito, junto a su mujer y sus tres hijas en una foto de 2017 - INSTAGRAM

Según fuentes cercanas a Nolito, el jugador pagó religiosamente el alquiler a su madre, quien llegó a ingresar en prisión, donde nacieron los dos hermanos menores del futbolista. Adicta a la heroína, aunque ella decía entonces que llevaba 20 años «limpia», el futbolista dejó de financiar a Aguado cuando descubrió que el dinero que le pasaba se lo gastaba en otras cosas.

La complicada historia familiar de Nolito no es nueva en el mundo del fútbol. Dele Alli, la estrella del momento tanto por su desempeño en las filas del Tottenham como por se protagonista de uno de los últimos retos virales de Instagram, se fue de su casa a los 13 años, temeroso de que el ambiente familiar pusiera en riesgo su carrera.

De nuevo, el tabloide británico «Daily Mirror» se hacía eco de su nula relación con su hermana, Barbara Johnson, y sus padres. «Solo queremos que vuelvas. Todos te echamos de menos y te queremos mucho, no estamos detrás de tu dinero o tu fama, solo queremos que nuestro pequeño vuelva. Te quiero un montón hermano. Besos», escribía Johnson en su perfil de Instagram, dedicado en exclusiva a Dele Alli.

What a heartbreaking story, hope you read this bro @delealli36, we all miss you and love you dearly, we not after your money or your fame we just want are little #Delbot back 😘💖💗💓💔, love you lots like jelly tots xxxxxxxxxxxxxx

Una publicación compartida de Dele Alli's number 1 fan 👊 (@deleallisnumber1fan) el

«No entiendo lo que hicimos mal. Se niega a hablar conmigo. La ha tomado con nosotros, pero no voy a renunciar hasta traerlo de vuelta», reclamaba Denise, su madre, en el periódico.

Aurah Ruiz, guerra sin cuartel contra Jesé

Pero si hay un enfrentamiento familiar futbolístico que ha hecho correr ríos de tinta en nuestro país, ese ha sido el de Aurah Ruiz y Jesé Rodríguez, si bien el canario parece haber aparcado su carrera en los terrenos de juego para dedicarse a una vida de ocio.

Esa al menos es una de las múltiples quejas de Aurah. La extronista está a punto de entrar en la casa de «Gran Hermano Vip» para luchar por ganar y poder comprarle a su hijo Nyan las máquinas y medicamentos que necesita para vivir. El pequeño, aquejado de una dolencia crónica desde su nacimiento, está a cargo de su madre, mientras su padre «se dedica a cenar con sus amiguitos y al reguetunin», tal y como ella ha denunciado en multitud de ocasiones en Instagram.

La canaria ha convertido su perfil en la red social en su principal campo de batalla para reclamar al exfutbolista del Real Madrid que se implique económicamente con su hijo menor. Una petición que Jesé no parece estar dispuesto a cumplir, mientras colma de atenciones a sus otros dos hijos, fruto de su relación de idas y vueltas con Melody Santana. Quien, por cierto, anunció al jugador a través de Instagram que había nacido el segundo de los retoños.