Pilar González de Gregorio
Pilar González de Gregorio - OSCAR DEL POZO

Pilar González de Gregorio«Nunca le perdonaré a Rosario Bermudo no haber hecho en vida de mi padre esta demanda»

La hija de Leoncio González de Gregorio cuenta a ABC cómo ha vivido la exhumación de su padre

MADRIDActualizado:

«Es un día muy triste para mí. Que anden con el cadáver de tu padre es muy desagradable. Llevo todo el día muy afectada, mirando las fotografías que tengo de él. Lo que nunca entenderé es por qué Rosario Bermudo no presentó la demanda en vida de mi padre, ya que murió hace solo ocho años y ella asegura que lo sabía de toda la vida. Independientemente del resultado, no se lo perdonaré nunca. Ha tenido muchos años para pedir esa prueba, más de cuarenta, y no hacía falta llegar a este extremo tan doloroso», explicó ayer a ABC Pilar, hija de Leoncio González de Gregorio y Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura. También señaló que, si a la hora de heredar hay un plazo de cuatro años para reclamar o impugnar, «lo que no se entiende es que este plazo no expire cuando pasa ese tiempo». Si el ADN demuestra que Rosario es hija de González de Gregorio, podrá reclamar su parte de una herencia que ya se repartió hace ocho años entre los cuatro hijos del aristócrata.

«Las intenciones están claras porque su abogado también quiso incluir la herencia de nuestra madre, de ahí que fueran a Sanlúcar a interesarse. Su sorpresa fue que mis padres se habían casado en régimen de separación de bienes. De no haber sido así estarían pidiendo también ese dinero», añade Pilar quien decidió que fueran sus dos hijos al acto de exhumación. «No les dejaron entrar al considerar que no eran familiares directos. Ni a ellos ni al jefe de patología de Soria que habíamos citado. Solo los enviados por el juzgado y los abogados de las partes. Me han descrito el acto y no lo hubiera soportado porque es de una dureza absoluta. Ahora hay que esperar, puede que tres meses, para conocer el resultado», dice «muy triste» por no haber podido evitar este paso tan amargo. «Tampoco entiendo que haya quien considere que esta señora es una víctima de una situación que podía haber solucionado de una manera mucho menos agresiva», añadió.