Melania y Donald Trump
Melania y Donald Trump - Gtres

El peor año en la vida de Melania Trump

Los desplantes de ida y vuelta han provocado que los dos estén escrutados al milímetro en cada aparición pública

MadridActualizado:

Siempre bajo la lupa, el matrimonio formado por Donald y Melania Trump lleva meses protagonizando escenas que hacen pensar en una mala relación. Si al comienzo de su mandato se decía que Donald humillaba a su mujer con alguna de sus actitudes (como el día de su investidura o en su reunión con los Obama), después le tocó el turno a Melania quien se destapó con un par de gestos que no han pasado desapercibidos.

Cada uno de sus pasos son escrutados al milímetro. De esta forma, las cámaras de televisión captaron momentos tan incómodos como el sucedido en mayo de 2017 en el aeropuerto de Tel Aviv el preciso instante en el que Trump le ofrece su mano a Melania para ir andando juntos, pero ella se la rechaza con una palmada bastante brusca. No obstante, él tuvo un desaire bastante similar, en febrero, en Palm Beach. Ella le coge la mano a su marido, él la sostiene, le da dos palmaditas y la suelta inmediatamente. Estos desplantes de ida y vuelta solo han provocado que los dos estén bajo la lupa en cada aparición pública.

Gtres
Gtres

Desde el primer momento en el que Melania se convirtió en primera dama fueron muchos los que vaticinaron que la exmodelo no estaría contenta con su nuevo papel y así fue. Los primeros meses desde la investidura, la primera dama se refugió en su ático de Manhattan mientras que su esposo pasaba los días en la Casa Blanca ejerciendo como nuevo presidente. Según informó un amigo de la familia a un medio estadounidense, «Melania no está contenta con su vida, ella es miserable». El hecho de estar casada con el hombre más poderoso del mundo era un impedimento que la acompañaban a ella y a su hijo, Barron, cansados de que «cada vez que acudía al colegio en coche se encontraban con manifestantes gritando en las calles».

Al entrar en la Casa Blanca, Melania descubrió a través de una encuesta que tenía la nota más baja en comparación con el resto de primeras damas. Aunque siempre ha aparecido en los actos públicos apoyando a su marido, poco a poco Melania dejó de ser feliz junto a Donald Trump. Así lo desveló la revista americana «Us Weekly» hace poco más de un año: «Melania no oculta a su entorno lo miserable que se siente». Pero además, otras personas aseguraron al citado medio que Melania «se niega a compartir cama con Donald» e incluso «raramente duermen en la misma ciudad». Las fuentes iban más allá y aseguraban que «tienen habitaciones separadas», por lo que «nunca pasan la noche juntos», explicando que «Melania quiere estar con Donald lo menos posible».

Divorcio

Un matrimonio al que la Casa Blanca destrozó. A lo largo de este año han sido muchos los medios que vaticinaron un posible divorcio. Los rumores de un distanciamento iban creciendo y cada decisión o gesto de la pareja eran interpretados de mil maneras.

Pero si algo hizo verdadera mella en el matrimonio fue el testimonio de la actriz de cine para adultos Stormy Daniels. En la entrevista, la actriz porno contó su relación con el empresario, que tuvo lugar cuando la modelo se encontraba embarazada del único hijo del matrimonio. La artista hablaba largo y tendido de las prácticas sexuales que mantuvo con el presidente y cuánto costó su silencio.