Penélope Cruz: Porque ella lo vale... pero sus pestañas son postizas

Aunque el término «publicidad engañosa» no deja de ser una tautología, hay quien considera que lo que se promete en un anuncio es deuda. Por ejemplo, la autoridad que regula la publicidad en Gran

Rosa Belmonte
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Aunque el término «publicidad engañosa» no deja de ser una tautología, hay quien considera que lo que se promete en un anuncio es deuda. Por ejemplo, la autoridad que regula la publicidad en Gran Bretaña (Advertising Standards Authority, ASA). Cogiéndosela con rímel, ha llamado la atención a L'Oréal por exagerar los efectos de su «Telescopic máscara». Porque Penélope Cruz lo vale y la máscara también, pero las pestañas que lleva la actriz no son naturales sino postizas. Primero el culo de su Raimunda en «Volver», ahora las pestañas... A ver si va a ser calva.

En el spot televisivo de la máscara aparece Penélope en una terraza junto a un telescopio y dice: «Imagina, pestañas que pueden alcanzar las estrellas». También se asegura en el anuncio que con el producto de L'Oréal las pestañas parecen alargadas hasta un 60 por ciento. Pero eso no es lo importante. Según ASA, se confunde a los consumidores porque no se deja claro que las de la actriz española son postizas. Pero no por la impresión del presunto factor crecimiento,

La firma francesa ha comunicado que se utiliza la versión extendida de las naturales «con el fin de asegurar una línea de pestañas perfectacmente dibujada en el momento de los rodajes publicitarios» y que es una una práctica habitual en la industria. Igual que es una práctica habitual (esto ya no lo dice L'Oréal) que se utilicen modelos sin un gramo de piel de naranja para anunciar los falsos milagros de las cremas anticelulíticas.

ASA, siempre según la firma francesa, «expresó su acuerdo después de haber visto el estudio científico, así como los test de consumidores proporcionados por L'Oréal Reino Unido sobre el hecho de que con Telescopic las pestañas parecen alargadas hasta un 60 por ciento, cualquiera que sea la longitud original de las pestañas». Así que la estricta disciplina inglesa de la publicidad lo único que pretende es que se especifique la falsedad de las pestañas. Como se especifica el coste de los sms en otros anuncios. En cualquier caso, explicaciones aparte, L'Oréal Reino Unido seguirá en sus futuras campañas todos los nuevos requisitos fijados por el organismo que regula las normas de publicidad en las islas. El mismo organismo que prohibió a Frosties de Kellogg's el eslogan «eat right», calificándolo de publicidad engañosa, puesto que los cereales contienen tal cantidad de azúcar (el nuevo demonio de la alimentación) que no permite lo de comer sano. La Autoridad Publicitaria de Holanda también exigió a la petrolera Shell la retirada de un anuncio que sugería, ésta es buena, que parte del CO2 generado por la empresa servía para el cultivo de flores.

En fin, que las pestañas de cine de Penélope son pestañas de publicidad. Vaya. Algunos organismos reguladores no se caen de los guindos, se lanzan en picado. Si nos ponemos tan tiquismiquis también habría que especificar que por ponerte máscara de pestañas ni vas a tener la cara de Penélope Cruz ni el ojo va a aparecer mágica y completamente maquillado.