Patricia Sanchiz
Patricia Sanchiz - José Ramón Ladra
Decoradora de la actual casa de los monarcas

Patricia Sanchiz: «Que la casa del Rey siga tal y como la dejé no me ha causado una gran sorpresa»

La prestigiosa decoradora fue la encargada durante tres años y medio de decorar la casa que actualmente habitan el Rey Felipe VI, la Reina Letizia y sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía

MadridActualizado:

La prestigiosa decoradora Patricia Sanchiz (54) fue la encargada durante tres años y medio de decorar parte de las estancias del llamado ‘Pabellón del Príncipe’. La casa que actualmente habitan el Rey Felipe VI, la Reina Letizia y sus hijas las Princesas Leonor y Sofía; y que Casa Real ha mostrado por primera vez a los medios, con motivo del 50 cumpleaños del monarca. Construida desde 2000 a 2003, Don Felipe era aún Príncipe de Asturias y estaba soltero. «Don Felipe se involucró muchísimo durante los tres años y medio que duró el proyecto» cuenta a ABC Patricia Sanchíz. «Tengo un recuerdo fantástico. Fue una experiencia magnífica, me trataron muy bien y el contacto que tenía con el entonces Príncipe, hoy Rey, era maravilloso. Es una persona estupenda».

Este trabajo le fue encomendado a Patricia tras ganar un concurso público. Hacía ocho años que había inaugurado su estudio, aunque desde que estudiaba le salían proyectos debido a su talento. Ella fue la encargada de decorar la planta baja, la que es parte oficial de la vivienda, y que cuenta con una superficie de 568m2. «Fue una sorpresa ser seleccionada pero lo viví de una forma muy natural» recuerda. Quince años después de su gran proyecto afirma con orgullo: «La casa sigue tal y como la dejé». Pero este hecho no ha supuesto una sorpresa para la decoradora : «No ha supuesto una gran sorpresa porque además de ocuparme de la decoración, hice todo lo que es interiorismo. Diseñé las puertas, los pavimentos, cornisas, puertas… Todo. Eso lógicamente perdura con los años, porque se pueden cambiar unas cortinas o un tapizado pero la base no se puede cambiar».

A la planta baja se accede por un pequeño jardín coronado con un estanque de tres surtidores diseñado. Hay una pequeña entrada con suelo de granito y madera. «En los halls me gusta siempre utilizar materiales duros y nobles como el mármol, la madera o el estuco» explica Sanchiz. Inmediatamente después un vestíbulo distribuye las estancias; de ahí además parte una impresionante escalera de caracol. «Lo más complicado de decorar el hall es que es a doble altura. Hubo que diseñar las puertas, las cornisas y la barandilla».

Sobre la llamativa escalera de caracol que da paso a la parte superior de la vivienda, la parte privada la decoradora recuerda: «La escalera la diseñé yo con hierro y madera. Quise dar un aire modernista a pesar de lo clásico del proyecto». Al igual que aportó técnicas novedosas en otras estancias como las incrustaciones con cáscara de huevo y laca. La parte más sorprendente fue, según recuerda Patricia, las visitas semanales a conocer los muebles que Patrimonio Nacional ofrecía para la casa. «Todo eran auténticas joyas, iba por lo menos una vez a la semana».

Para Sanchiz no hay una obra maestra en la casa «cada zona tiene sus elementos y materiales especiales, estudiados y seleccionados minuciosamente para cada espacio». La decoradora trabajaba su base cultural a diario estudiando las distintas épocas y estilos para poder decorar con criterio.

Preguntada sobre si le gustaría en un futuro ser la encargada de decorar la casa de la Princesa de Asturias, Patricia contesta entre carcajadas: «Me haría muchísima ilusión pero probablemente yo sea tan mayor que llamarían antes a mi hija (también decoradora) que a mí».