Brad Pitt y Angelina Jolie
Brad Pitt y Angelina Jolie

Parejas de triunfadores, guerras de egos

Incompatibilidad de caracteres, agendas dispares, largos periodos de separación... El éxito profesional no siempre cuadra con el sentimental. ¿Es imposible la estabilidad entre dos celebridades?

NADIA QUINTELA
LA CORUÑAActualizado:

Ambos son famosos. Cada uno triunfa en sus respectivas carreras, pero lo que empieza como una bonita historia de amor, llena de focos, éxito y glamur, y que los lectores de prensa siguen como una novela de Corín Tellado, acaba en ruptura. Las explicaciones oficiales de sus representantes van desde la tradicional «incompatibilidad (súbita) de caracteres» hasta un «sus carreras profesionales los distanciaron», «sus agendas eran incompatibles» o, quizás, el argumento más extraoficial: su lucha de egos. ¿Es imposible, entonces, que la relación de pareja dure si las dos partes triunfan?

Rocío Jurado y Pedro Carrasco
Rocío Jurado y Pedro Carrasco- ABC

Rocío Jurado y Pedro Carrasco se convirtieron en una de las parejas del momento en la segunda mitad de los 70. Ella triunfaba sobre los escenarios y él en el cuadrilátero, pero los continuos viajes de la Jurado enfriaron la relación con el campeón mundial de boxeo que, tras una larga crisis y una hija en común, terminó en ruptura, doce años después de su boda. Una situación similar la vivieron Isabel Preysler y Julio Iglesias. Ella se hartó de aguantar las ausencias de su primer marido cuando este ya era una gran estrella y ella aún cimentaba su carrera como reina del papel cuché.

Echemos un vistazo a las parejas más duraderas de Hollywood: Sean Connery y Micheline Roquebrunellevan juntos más de 40 años. Ella, su segunda mujer, es pintora con un perfil desconocido si lo comparamos al del ex agente 007. Otro ejemplo: Meryl Streep y Don Gummer: más de tres décadas juntos. Meryl es la actriz más nominada; Don, un escultor más bien desconocido. Incluso, si analizamos un matrimonio tan mediático y duradero como el de David y Victoria Beckham, queda claro que, a lo largo de su relación, ambos han equilibrado sus respectivos éxitos individuales.

Según la psicóloga, Irene López Assor, «para que las relaciones de este tipo se mantengan en el tiempo hay que hacer un gran ejercicio de humildad y huir del pensamiento “¿Y yo qué?”, en caso de que el éxito de las partes no evolucione de la misma manera”. Tom Cruise lo vivió en sus dos últimos matrimonios. Al principio él era la estrella, pero cuando sus parejas, Nicole Kidman primero y Katie Holmes después, empezaron a despuntar, llegaron los problemas».

Abismo sentimental

El «star-system» está lleno de desencuentros sentimentales similares: 20 años después de su divorcio con Richard Gere, la supermodelo Cindy Crawford confesó que junto al actor y galán «jamás me sentí casada». Los años de convivencia entre Sean Penn y Madonna, dos tremendos caracteres, no fueron precisamente pacíficos. Y la actriz Brooke Shields y el extenista Andre Agassi siguen ventilando los trapos sucios de su matrimonio dos décadas después de su ruptura. El tormentoso proceso de divorcio en el que Angelina Jolie y Brad Pitt andan inmersos desde hace seis meses es el último ejemplo.

Richard Gere y Cindy Crawford
Richard Gere y Cindy Crawford

Otro caso es el del tenista Feliciano López y la modelo Alba Carrillo. Tras su separación, ella ha llegado a reprocharle que tuvo que renunciar a trabajos para seguirle profesionalmente.

Si ya les ocurría a los dioses griegos que eran incapaces de gestionar sus egos en sus relaciones con iguales, ¿cómo no vamos a caer los mortales en sus mismos errores? Actores, modelos, cantantes... ¡hasta toreros! ¿sus relaciones con otros famosos están condenadas al fracaso? Para López Assor la clave está en «equilibrar los roles en casa. Fuera pueden ser dos números uno, pero, de puertas para dentro, siempre tiene que haber un “consorte” que se turne en el tiempo». Esta psicóloga, que además es experta en familia y problemas de pareja, pone el ejemplo de Lola Flores y El Pescaílla: «Lola era muy lista. Era la reina sobre el escenario pero, en casa, La Faraona dejaba que mandara su marido. La lucha de titanes en el hogar es inviable. La admiración tiene que ser constante y eso va ligado a la humildad de cada uno».

Esther Cañadas y Mark Vanderloo
Esther Cañadas y Mark Vanderloo- ERNESTO AGUDO

Los modelos Esther Cañadas y Mark Vanderloo, los actores Imanol Arias y Pastora Vega o Ana Milán y Fernando Guillén Cuervo... ¡Ni siquiera el amor ha triunfado con estrellas musicales como Jennifer López y Marc Anthony!

Cambio de roles

Cupido disparó sus flechas en el rodaje de «Two much» y Antonio Banderas y Melanie Griffith se enamoraron tan apasionadamente que, incluso, dejaron a sus respectivas parejas para casarse un año después. En ese momento, él era la estrella emergente y ella, la consagrada. Dieciocho años después, cuando firmaron el divorcio, la situación se había invertido. En la actualidad, el malagueño mantiene una relación con Nicole Kimpel, una financiera holandesa. El propio Banderas ha confesado que el hecho de que su pareja actual «no pertenezca a su profesión -su primer mujer, Ana Lena, también era actriz- es de agradecer».