Amaia Salamanca y Rosauro Vara junto a uno de sus tres hijos
Amaia Salamanca y Rosauro Vara junto a uno de sus tres hijos - KMJ/KMA

Un palacio sevillano para Amaia Salamanca

Rosauro Varo ha comprado, junto a la Giralda, una casa-palacio para usarla como segunda residencia junto a la popular actriz y sus tres hijos

SevillaActualizado:

El empresario sevillano Rosauro Varo (38 años) apuesta por seguir en contacto con su ciudad de origen y sus amigos de la infancia, razón por la que ha comprado una vivienda del siglo XVIII en un enclave privilegiado de la capital andaluza: el barrio de Santa Cruz, próximo al Real Alcázar y a cinco minutos de la Catedral de Sevilla. Se trata de una casa-palacio que ya fue restaurada por su anterior propietario, pero que ahora se someterá a nuevas obras de rehabilitación y reforma con la intención de poder habitarla en un año, según fuentes consultadas por ABC.

Rosauro Varo, que se crió en el barrio de Los Remedios, siempre había soñado con tener una casa en la antigua Judería de Sevilla, en pleno casco histórico de la capital andaluza. Ese sueño se ha hecho realidad, ya que ha cerrado la compra de la mencionada residencia, de unos 1.200 metros construidos en uno de los lugares más visitados por los turistas.

Se trata de un vivienda de tres plantas con dos patios, uno de ellos porticado y con columnas con capiteles composto. Asimismo, dispone de azulejos antiguos en sus paredes. Tiene techos con vigas y artesonados, y desde su terraza puede contemplarse unas magníficas vistas de la Giralda. Se trata de un inmueble en el que Rosauro y Amaia Salamanca (31) no solo podrán vivir cómodamente cuando estén en Sevilla, sino que les permitirá recibir visitas. Al igual que hizo con la casa que construyó en Madrid, Rosauro Varo está visitando esta casa-palacio para seguir de cerca las obras de rehabilitación.

El empresario, unido a la actriz Amaia Salamanca desde hace cinco años, con la que ha tenido tres hijos, no compra el inmueble como inversión, sino para convertirlo en su segunda residencia. Con una familia numerosa, Varo suele alojarse en una vivienda que tiene alquilada en Sevilla cada vez que vuelve a su tierra. Todo hace pensar que con la adquisición de esta singular propiedad en el barrio de Santa Cruz, Rosauro y Amaia incrementarán sus visitas a la ciudad con sus tres hijos: Olivia, de 3 años; Nacho, de casi 3 años, y el benjamín, Mateo, nacido en octubre de 2016.

El empresario ya visitó el Miércoles Santo la casa-palacio del barrio de Santa Cruz de cara a las obras de restauración que necesitará esta vivienda, que tiene varias puertas de entrada, esencial para esquivar a los paparazzis. La ubicación del inmueble no sólo les permitirá tener mayor privacidad y vivir en un lugar privilegiado de Sevilla, sino disfrutar de cerca de las hermandades que procesionan en Semana Santa por el barrio. Esta casa-palacio será la segunda residencia de la pareja, que no descarta aumentar la familia con un cuarto hijo. La primera se halla en la urbanización de La Moraleja, a donde se trasladó en 2014 con Amaia Salamanca y su primer hijo. Se trata de una vivienda de grandes dimensiones construida en una parcela de 2.614 metros cuadrados, cercana a la casa que fue de Rocío Jurado.

La pareja que forman el empresario sevillano y la actriz madrileña -que ha participado en las teleseries «Gran hotel», «Sin tetas no hay paraíso» y «Velvet»- no es dada a realizar declaraciones a la Prensa y lleva siempre una vida discreta, que no incluye apariciones en televisiones ni revistas del corazón para contar intimidades. La adquisición de la propiedad confirma que la unión entre Amaia y Rosauro va viento en popa, ajena a los rumores de crisis.

Por la puerta grande

El empresario sevillano comenzó sus negocios siendo la cara visible de uno de los locales de la noche sevillana con mayor éxito, la discoteca Boss, en la calle Betis. Posteriormente, realizó labores comerciales para la empresa MP, cerrando importantes operaciones en el sector de ascensores, para fundar, más tarde, el grupo Atento Inversiones, a través del cual canalizó su actividad en el mundo de la hostelería y el comercio, con clubes como Puro Beach y Salduna en Marbella y el restaurante Otto en Madrid. Junto a Javier Hidalgo -hijo del dueño de Globalia, propietaria de Air Europa-, Rosauro ha sido socio en el operador de telefonía móvil Pepephone. En 2015, esa empresa tenía más de medio millón de líneas activas y unos ingresos de casi 64 millones de euros. El sevillano cerró la venta de Pepephone -compañía de la que tenía el 45 por cien de su capital social- a MásMóvil por 158 millones de euros, entrando por la puerta grande en el mundo de los grandes negocios.