El pacto entre Alba Carrillo y Fonsi Nieto, al detalle

Dicho acuerdo incluye a los familiares de la modelo y el expiloto

MADRIDActualizado:

Por el bien de Lucas (5 años), el hijo que tienen en común, el expiloto y DJ Fonsi Nieto y la modelo Alba Carrillo han decidido enterrar el hacha de guerra que habían levantado en los últimos días. El inesperado contencioso con quien fue su pareja durante años era lo que le faltaba a Alba, cuando aún se está resolviendo su divorcio del tenista Feliciano López.

El pasado martes, acompañada por su abogada Teresa Bueyes, se presentó en el despacho del letrado Luis Zarraluqui, donde le esperaba Fonsi en lo que a la postre resultó una reunión fundamental para la estabilidad de su hijo. Tal y como Fonsi Nieto le había pedido en distintas ocasiones, finalmente firmaron el nuevo convenio regulador sobre la manutención del pequeño, que queda establecido en los 800 euros que habían pactado hace tres años; además, se añaden los lunes a los días que el expiloto puede estar con su hijo.

Por otro lado, en el nuevo convenio se añadieron una serie de gastos extraescolares que Fonsi tendrá que desembolsar, así como un pacto de silencio y de no agresión con el fin de no convertir sus relaciones en combustible para las crónicas de corazón.

Frente cerrado

Recién llegada de Laponia, donde había pasado cuatro días con su hijo y sus padres, para la modelo era fundamental cerrar este nuevo frente. Aunque hasta hace dos días nos habían contado que la relación entre Alba y Fonsi era muy buena, los hechos han demostrado que la realidad era bien distinta. De hecho, hay episodios muy desagradables en este desencuentro, como el que vivió la propia novia de Nieto cuando Alba y su madre aparecieron, con un talante bastante agresivo, en el local de belleza que Marta Castro tiene en Pozuelo de Alarcón. Testigos presenciales aseguran que la hablaron a gritos y que la madre de Alba dio muestras de su fuerte caracter.

Pero eso hoy ya es historia. Alba no quiere más enfrentamientos con el padre de su hijo, así que ha optado por no pleitear una mayor cuantía mensual o reclamar gastos pasados. La modelo prefiere centrarse en su contencioso con su todavía marido, en un divorcio que va a ser más largo de lo que el propio Feliciano desearía y que les llevará a los juzgados por los gananciales que tuvieron durante seis meses de su matrimonio. Cansado de esta historia, el tenista se niega a indemnizar a Alba con sumas que considera que no tiene que afrontar. Él se ampara en la firma ante notario, a través de la cual separaron sus bienes y renunciaron a los gananciales. Se trata de un punto que la abogada Teresa Bueyes insiste en que puede pelear ante un tribunal, amparándose en que la modelo no sabía lo que firmaba y que pasaba por un trastorno depresivo del que aún no se ha recuperado, dado que ha confesado que sigue en tratamiento. En suma, hoy el objetivo de Alba vuelve a ser Feliciano, por lo que Fonsi puede quedarse tranquilo y al margen de mas polémicas, salvo que una de las partes -ojo, con familiares incluidos-, rompa ese pacto de silencio.