Gary Oldman junto a su ex Donya Fiorentino
Gary Oldman junto a su ex Donya Fiorentino - Gtres

El Oscar de Gary Oldman, empañado por la acusación de su ex: «Habéis premiado a un abusador»

Durante su divorcio en 2001, el actor aseguró que el relato de su ex estaba «repleto de mentiras, insinuaciones y medias verdades»

MadridActualizado:

La victoria de Gary Oldman en la ceremonia de los Oscars por hacerse con la estatuilla a «Mejor actor» por su interpretación de Winston Churchill en «El instante más oscuro» ha sido empañada por unas declaraciones realizadas por su ex mujer Donya Fiorentino.

Al mismo tiempo que Oldman, de 59 años, subía al escenario de los Premios de la Academia para recoger su premio, las redes sociales estallaban tras leer la acusación por violencia doméstica por parte de Fiorentino. La pareja, que estuvo casada entre 1997 y 2001, tiene dos hijos en común: Gulliver y Charlie. Además, Fiorentino tiene una hija, Phelix, fruto de su primer matrimonio con el director David Fincher.

Gary Oldman
Gary Oldman-REUTERS

En 2001, Fiorentino denunció a Oldman por haberla golpeado con un teléfono delante de sus hijos cuando apenas eran unos críos. Este supuesto abuso ocurrió durante una acalorada discusión entre ambos. «Descolgué el teléfono para llamar a la policía, Gary me puso la mano en el cuello y me apretó», declaró a través de la denuncia. «Retrocedí, con el receptor del teléfono en mi mano. Traté de marcar 911. Gary agarró el teléfono de mi mano y me golpeó en la cara con el auricular tres o cuatro veces. Los dos niños lloraron al verlo», concluyó.

El domingo, tras recibir el Oscar a «Mejor actor», su exesposa decidió volver a sacar a la luz estas acusaciones, que incendiaron como un reguero de pólvora en Twitter. Sobre todo después de las recientes campañas que se están realizando con el objetivo de erradicar la mala conducta sexual y la desigualdad de género, tras el caso del productor Harvey Weinstein, acusado de maltratar a cientos de mujeres en el pasado.

Durante su divorcio en 2001, Oldman aseguró que el relato de Fiorentino estaba «repleto de mentiras, insinuaciones y medias verdades». Afirmó que en enero de ese año, Phelix, la hija de Fiorentino, la encontró inconsciente por una sobredosis y acusó a su ex esposa de «paranoia y celos». Finalmente, el actor consiguió la custodia de sus dos hijos, tras lo cual concedió una entrevista con «The Washington Post», en la que aseguró: «Este fue un momento profundamente personal y doloroso en mi vida. Estoy muy agradecido por el resultado».

Antes de contraer matrimonio con Fiorentino, el actor ya había pasado por la vicaría en dos ocasiones más: primero con la actriz británica Lesley Manville, quien también fue nominada para un Oscar el domingo por la noche por su papel en Phantom Thread , y en segundo lugar con la estrella de «Kill Bill», Uma Thurman. Ninguna de ellas ha realizado declaraciones sobre estas supuestas acusaciones contra el intérprete.