Ortega Cano
Ortega Cano - Gtres

Ortega Cano se prepara para coger el coche 7 años después del terrible accidente

El torero podrá volver a ponerse al volante si supera el curso de sensibilización vial

MadridActualizado:

Hace ya siete años del trágico accidente de tráfico de José Ortega Cano, en el que murió Carlos Parra, de 48 años, cuando el diestro conducía su vehículo todoterreno con una tasa de alcoholemia que triplicaba la permitida. El torero tuvo que ingresar en Zuera para cumplir una condena de dos años y medio de cárcel.

Finalmente, el diestro el tercer grado debido a sus problemas de salud, lo que le permitió cumplir el resto de su condena desde casa. En marzo de 2017 el torero tuvo que ser hospitalizado debido a un problema cardíaco. Esta no era la primera vez que Ortega pasaba por un trance como este. En 2010 ya tuvo que ser ingresado por una insuficiencia respiratoria derivada de complicaciones cardíacas. Además, en 2013 fue intervenido con éxito de un cateterismo, lo que comúnmente se denomina «by-pass». De hecho, este fue uno de los argumentos que utilizó su abogado para atrasar su ingreso en la prisión de Zuera (Zaragoza) –que finalmente se produjo en abril de 2014.

En la cárcel se acentuaron los problemas de salud del diestro y su letrado intentó que abandonase el penal alegando la arritmia cardíaca que padecía y el bloqueo de una arteria, con el riesgo de sufrir la llamada muerte súbita. Pero el médico forense entendió que ese peligro existía tanto en la cárcel como fuera de ella y Ortega continuó en prisión hasta conseguir el tercer grado un año después, que le permitió c umplir el resto de su condena desde casa.

Este año, el torero podrá volver a ponerse al volante de un coche si supera el curso de sensibilización vial que iniciará esta semana, según ha informado el periodista Jesús Manuel Ruiz en la revista «Corazón». De ser así, volverá a conducir siete años después del fatal accidente que se llevó la vida de Carlos Parra y en el que el diestro sufrió gravísimas fracturas y heridas que lo llevaron a la UCI de un hospital sevillano, donde estuvo días debatiéndose entre la vida y la muerte.