Olympia de Grecia y su madre Marie Chanta
Olympia de Grecia y su madre Marie Chanta - ABC

Un océano separa a Olympia de Grecia del Príncipe Enrique de Inglaterra

Una revista australiana publicó esta semana que habían iniciado un noviazgo, pero el entorno del nieto más díscolo de Isabel II lo desmiente

CORRESPONSAL EN LONDRESActualizado:

Ha sido el romance de la semana: «Enrique está loco por ella». Pero al final parece que el noviazgo solo existía en la fértil imaginación de la revista australiana que dio la llamativa noticia: el Príncipe Enrique, de 31 años, sin pareja desde septiembre de 2014, cuando rompió con su gran clásica, Cressida Bonas, estaría saliendo con Marie-Olympia de Grecia, de 20, la sobrina-nieta de la Reina Sofía y ahijada del Príncipe Carlos. Fuentes del entorno de Enrique lo han desmentido rotundamente.

Dice un dicho mexicano que «amor de lejos, amor de pendejos». Y lo cierto es que un océano separa a Marie-Olympia de Enrique. El Príncipe haraganea en el Palacio de Kensington, a la espera de que decida a qué se va a dedicar tras dejar el ejército. Ella vive en Nueva York, en un apartamento en el Soho, y se deja ver por fiestas y pasarelas. Tras un año sabático en que casi acaba dando la vuelta al mundo, el pasado septiembre inició sus estudios en la Universidad de Nueva York, la misma donde estudió su madre, Marie-Chantal Miller, la hija de una ecuatoriana y un estadounidense muy acaudalado tras ser el cofundador de Duty Free.

Antes de instalarse en Manhattan, la primogénita de Pablo de Grecia estudió en una escuela de artes creativas de Londres, donde obtuvo un grado en Interpretación, Moda, Diseño Gráfico y Fotografía. El pasado verano hizo prácticas en el departamento de Costura de Dior. Olympia, con una sinceridad que la honra, vino a reconocer hace unos meses en una entrevista con la revista «Tatler», una de las biblias posh inglesas, que no es precisamente un hacha con los libros: «Soy disléxica, así que soy más creativa y visual que académica». La publicación la presentó en su portada como «la chica más elegible del mundo».

Beautiful Blue Blooded

Olympia forma parte del escuadrón de lo que se ha dado en llamar las BBB (Beautiful Blue Blooded), las bellezas de sangre azul emergentes, donde asoma junto a chicas como Larrisa de Windisch-Graetez, Mafalda Sajonia-Coburgo, Imán de Jordania, Pauline Ducruet… La novedad de muchas de estas princesitas es que le ahorran el trabajo a los paparazzis, porque ofrecen en sus cuentas de las redes sociales cumplidos auto reportajes de sus actividades. En el caso de la princesa griega, su madre incluso la supera. Marie-Chantal, de 47 años, que en 2000 fundó la línea de ropa infantil que lleva su nombre, cuenta con 64.000 seguidores en Instagram. Olympia, una chica rubia y delgada, de facciones agradables sin ser tampoco una abrumadora beldad, ya anda también por encima de los 50.000. Allí puede seguirse su vida muelle: esquí en Aspen, fotos en biquini en Mikonos, vacaciones de Navidad con sus padres y sus cuatro hermanos varones en Harbour Island, en las Bahamas, e innumerables fotos en las sillas de primera fila de pasarelas. El universo de lo que hoy se denomina una it girl.

Aunque sus padres son londinenses, la princesa nació en Nueva York en 1996. Cuando tenía siete años sus padres volvieron a la capital británica. Pablo de Grecia, sobrino de la Reina Sofía e hijo de Constantino, el último monarca de los griegos hasta 1973, es agente de bolsa de primer nivel, un hedgefunder. Pablo fue en su día compañero en la Universidad de Georgetown de su primo hermano Felipe de Borbón, el Rey de España.

La base de la familia en Londres es una mansión del siglo XVIII en Cheyne Walk, en Chelsea, frente al Támesis y con el parque de Battersea enfrente. Justo al otro lado del río esta semana se vio de fiesta a Enrique con una presentadora televisiva de la Fórmula 1 y una relaciones públicas treintañera. El club tiene el sugerente nombre de Bunga Bunga. La tranquila Cheyne Walk se ha convertido una zona de súper élite, donde acaba de comprar también un edificio el multimillonario Michael Bloomberg, el ex alcalde de Nueva York, para convertirlo en su residencia londinense. Pablo y Marie-Chantal poseen además una propiedad campestre en Gloucestershire y vivienda para sus vacaciones de esquí en Suiza.

Olympia dice que ama Grecia, pero no habla su idioma, «aunque me encantaría». Sus intereses, en general más bien superficiales, están volcados en la moda. Le encanta la francesa Isabel Marant y se declara «obsesionada con los jerséis de Givenchy, aunque no tengo ninguno». Es una princesa deportista y ha divulgado un vídeo en el que entrena en lo que es última moda para mantenerse en el mundo anglosajón: el boxeo. Olympia hace gala de una buena capacidad de esquiva y pega bastante fuerte. Pero parece que el corazón del ahora barbudo Harry todavía sigue en el mercado.