La extenista Arantxa Sánchez Vicario por las calles de Miami, en una imagen de archivo - KSLV / Vídeo: Sánchez Vicario y Josep Santacana están oficialmente divorciados

Nuevo varapalo para Arantxa Sánchez-Vicario en su proceso de divorcio

La jueza de Miami acusa a la extenista de actuar de «mala fe» y de acudir a los tribunales «con las manos sucias»

MadridActualizado:

El futuro se complica para Arantxa Sánchez Vicario, quien acaba de recibir un nuevo varapalo judicial en su intrincado proceso de divorcio de Josep Santacana. La jueza María Espinosa Dennis, que lleva el caso en el tribunal número 11 del condado de Miami, ha redactado un documento demoledor que apoya la versión de los hechos expuestos por Santacana e incluso lanza unos duros alegatos contras la catalana. Según «El Confidencial», la jueza acusa a Sánchez Vicario de actuar de «mala fe» y de ir a los tribunales «con las manos sucias».

La tenista acudió a la justicia estadounidense para poner en sus manos su divorcio, aún sabiendo que su futuro ex ya había abierto un proceso en España.

El nuevo documento judicial se centra en el inicio del conflicto para esclarecer los hechos. En él se señala que en 2017, mientras Santacana estaba ingresado en el hospital, la tenista aprovechó para abandonar el domicilio conyugal y llevarse a sus hijos a pasar las Navidades a Naples (Florida), lugar donde reside su hermano Emilio. Arantxa Sánchez Vicario tomó esta decisión sin avisar previamente a su expareja, lo que llevó al empresario a presentar una petición para poder recoger a sus hijos y una «demanda simple de divorcio» para localizar a los niños, un episodio que según el escrito la deportista habría reconocido ante el tribunal, además de confesar que no hizo nada por poner a sus hijos en contacto con su padre.

Josep Santacana
Josep Santacana - Joan Valls

Una vez que Santacana recuperó a sus hijos, decidió retirar la demanda de Estados Unidos e interponer otra de divorcio en España. Por eso, el hecho de que Arantxa Sánchez Vicario presentara una posterior en el tribunal de Miami y no hiciera mención a las capitulaciones matrimoniales que tienen en España descolocó enormemente a la justicia. «La esposa no ha mencionado las capitulaciones españolas en su demanda de divorcio aquí y actúa de mala fe fundamentalmente como si ni siquiera existieran y trata de obtener una distribución equitativa y una medida de compensación general comunes a muchos procesos de divorcio», expone el documento jurídico.

Sin embargo, la sentencia va más allá y se muestra contundente con otro tipo de aspectos: «El tribunal entiende que la esposa llega a la corte con las manos sucias». Para argumentar estas consideraciones, el tribunal de Miami acusa a la tenista de presentar una demanda simple de divorcio sin comunicar que la pareja tenía establecidos una serie de acuerdos previos y posteriores a su matrimonio. Por eso, consideran que con este acto lo único que pretendía era reclamar un reparto equitativo contra los bienes privativos de Santacana, para así poder «saldar sus propias infracciones tributarias».

Además, el escrito concluye diciendo que el tribunal no cree ni en la palabra ni en las buenas intenciones de la deportista: «El tribunal no la encuentra un testigo creíble y su testimonio entra en conflicto a veces con otras evidencias del caso».