Carlos Felipe y Sofía de Suecia, en 2015, el día de su boda
Carlos Felipe y Sofía de Suecia, en 2015, el día de su boda - REUTERS

Las nuevas revelaciones sexuales sobre Sofía de Suecia revuelven su pasado como «stripper»

La esposa del príncipe Carlos Felipe ha calificado estas publicaciones como «una gran traición», sobre todo ahora que es madre y ha dejado atrás esa vida

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Era junio de 2014. Concretamente viernes, y el Palacio Real de Estocolmo amanecía sin pronosticar que iba a ser uno de los días más ajetreados del verano. Tampoco lo imaginaba Sofía Hellqvist, por aquel entonces pareja de Carlos Felipe de Suecia. «Me lo ha preguntado esta mañana y yo claro, le he dicho que sí», anunció en los jardines de Palacio junto a su ya prometido a los periodistas que acudieron a la llamada de la Casa Real. Y así, lo que pronosticaban como un romance pasajero y equívoco, terminó con un «sí, quiero» en 2015. Han pasado cinco años desde aquella boda, pero el pasado de Sofía Hellqvist parece que no se olvida.

Trascendió entonces lo que hasta ese momento habían sido habladurías en Suecia. Los príncipes se habían conocido en 2010 en un club nocturno donde ella trabajaba como camarera. El Rey Carlos Gustavo no estaba muy satisfecho con su futura nuera. Y Magdalena de Suecia directamente no la invitó en 2013 a su boda. Pero lo peor estaba por llegar: unos años antes, Sofía Hellqvist había posado semidesnuda para la revista «Slitz» con una boa constrictor rodeando su cuello y su pecho. Las fotografías, hasta ese momento sólo conocidas entre los lectores de la revista, dieron la vuelta al mundo al hacerse público el noviazgo. Se convirtió entonces en la «stripper» de la Casa Real. Fue en 2004 cuando la futura mujer de Carlos Felipe se alzó con el título de Miss Slitz entre todas las modelos eróticas que habían sido fotografiadas. Una fama que le llevó a participar en «Paradise Hotel», el «Gran Hermano» sueco, donde protagonizó escenas subidas de tono con varios concursantes.

La fama le superó y decidió poner tierra de por medio. Viajó a Nueva York y rehizo su vida, pero conoció a la estrella del porno Jenna Jameson en Los Ángeles y con ella compartió escenas eróticas frente a una cámara.

Cinco años después de aquella boda, Hellqvist se ha adaptado perfectamente a su nueva faceta como miembro de la familia real. Sin embargo, su pasado le persigue. El medio sueco «Stoppa Pressarna!» ha publicado un reportaje donde habla con varios personajes conocidos de la noche de Estocolmo y propietarios de varios clubes nocturnos, donde en su momento trabajó la mujer del príncipe Carlos. Uno de estos empresarios ha llegado incluso a relatar cómo la conoció, la noche de pasión que pasó con ella y detalles sobre la ropa interior que utilizaba. El mismo medio ha revelado que existe material explícito de algunos encuentros de Hellqvist con los hombres con los que alternaba. Se trata de «fotografías reveladoras, películas y varias conversaciones por correo electrónico con contenido interesante», han afirmado.

Varios medios del país han afirmado que durante los próximos días seguirán saliendo testimonios sobre el pasado de la princesa. Una noticia que no ha sentado muy bien a la Familia Real, donde ya pensaban que este capítulo estaba más que cerrado. Hellqvist, -quien se alejó de todo eso cuando conoció a su marido, y ahora ya es madre de dos hijos- ha interpretado estas nuevas revelaciones como «una gran traición».