La nueva vida de Muñoz (sin Pantoja)

beatriz cortázar
Actualizado:

La cárcel cambia, y en el caso de Julián Muñoz el resultado salta a la vista cada vez que sale o entra de la prisión o los juzgados y se pone a invitar a cafés a los reporteros. A Muñoz se le ve sonriente, encantador, dispuesto a ganarse a la gente y quién sabe si, de esa manera, lavar su imagen, aplacar iras, endulzar al juez y hasta doblegar el corazón de una lejana Isabel Pantoja, que hasta la fecha no se ha visto con el que se supone que es su amor, pero con quien marca las distancias más que nunca, aunque sólo sea de cara a la galería.

Y es que, según me dice quien bien lo sabe, Julián e Isabel hablan a diario por teléfono, tal y como hacían cuando estaba en prisión, sin que hasta el día de ayer la pareja haya tenido su primer encuentro físico. Es más, el pasado sábado Julián dio una comida en «Mi Gitana», la casa de Pantoja en Marbella, a la que asistieron cerca de diez personas, entre las que estaban su hermana y su cuñado, así como amigos muy cercanos como es la periodista Chelo García Cortés, quien se «reconcilió» con Muñoz dado que el novio de la Pantoja le aseguró que entendía perfectamente las críticas que ha hecho por el daño que ha ocasionado esa relación a la artista.

Lo cierto es que Muñoz y Pantoja no se tocan, pero aparentemente siguen en esta extraña relación, que gana en la distancia larga. Hasta la fecha Isabel es la que corre con todos los gastos, dado que Muñoz pernocta en su casa los fines de semana y es donde pasa el tiempo entre las siete y media de la mañana y las doce de la noche que regresa para dormir en prisión. Isabel paga la limpieza y mantenimiento de la casa, la cocinera, la ropa...

La cantante aún no ha pasado por «Mi Gitana» donde se supone que se reencontrarán en algún momento -es un decir-, y no en una romería, a la que Muñoz quería ir por una promesa que había hecho a la virgen de Pilas, el pueblo de la novia de su fiel Fosky, el único que le trae y lleva de la cárcel a casa y de ahí al gimnasio o a los bancos, y que no está a sueldo de Isabel.