Lo de Norma y Frade, visto por la ex

Más de veinte años de matrimonio, cuatro hijos, seis nietos... Adriana Rothlander, la primera esposa del empresario José Frade, considera que tiene razones suficientes como para desear poder mantener

Actualizado:

Más de veinte años de matrimonio, cuatro hijos, seis nietos... Adriana Rothlander, la primera esposa del empresario José Frade, considera que tiene razones suficientes como para desear poder mantener una relación suficientemente cordial con su ex. Superado el amargor del trago que supone una ruptura, y más cuando el escándalo es de dominio público y el marido se va con una supervedette como Norma Duval, la Adriana de hoy es una mujer que simplemente espera poder llegar a buen puerto en el trato y confía en que en algún momento se solucione su separación económica con Frade, dado que «me separé en 2001 y aún no hemos liquidado». Sí reconoce que poco antes de que Norma confirmara que ha roto con el empresario, sus hijos ya habían empezado a hablar con Frade para que llegara a un acuerdo con su madre. «Creo que ahora será más fácil», me confiesa.

Le pregunto si habría posibilidad de volver con él. «Eso nunca se sabe, pero hoy por hoy no es mi intención ni creo que sea la suya». «Por mi parte está todo perdonado y olvidado, no queda rencor, pero eso no significa que quiera volver. Sólo aspiro a tener una relación normal», comenta. Adriana no tiene pareja estable -«algunos pretendientes, pero nada serio»- y después de leer las declaraciones de Duval tan sólo se pregunta cómo una persona que quiere y admira tanto a otra (¡) decide divorciarse. «Entre los dos me han puesto cuatro demandas por ir a unos programas a contar mi verdad», asegura. Una de ellas la ganó Duval y ahora está recurrida.