Nicolás Coronado
Nicolás Coronado
ENTREVISTA

Nicolás Coronado: «Nunca me han gustado los ligoteos, prefiero la gente que viene de frente»

El hijo de José Coronado y Paola Dominguín consolida su carrera como actor con la película «Novatos». Muy discreto con su vida privada, lleva dos años saliendo con la modelo Ainara Arístegui

Actualizado:

Hijo de José Coronado y de Paola Dominguín, parecía que Nicolás seguiría un camino diferente al de sus padres -él, actor; ella, modelo-, al decidirse por la carrera de Bellas Artes. Sin embargo, a estos estudios añadió los de Comunicación Audiovisual y, poco después, comenzó a hacer sus primeros trabajos sobre la pasarela. La interpretación no ha tardado en llamar a su puerta y tras aparecer en teleseries como «Tierra de lobos» (Telecinco), «No soy como tú» (Antena 3) y «Águila Roja», se incorporó al elenco de «Novatos», película sobre las novatadas que padecen algunos alumnos en su primer año de carrera. Él tiene muy claro el mensaje que quiere lanzar a través de este filme, dirigido por Pablo Aragüés. «Se aborda el tema de las novatadas y se muestra la visión que tenemos de esta realidad. En este trabajo tratamos de empatizar con la víctima. Hay gente que tiene una sensibilidad más especial, para los que las novatadas se convierten en una montaña difícil de superar. Pueden ser dañados de una manera muy profunda en el aspecto psicológico y emocional», explica.

—¿Cómo es su personaje?

—Es el veterano, Estévez, el que tiene el mando y hace la vida imposible a los neuvos. Me he apoyado en el poder mal utilizado. Es el líder al que no le hace falta alzar la voz porque los demás le escuchan. Más que el malo de la peli, es el que carga con la parte más oscura. El cree que está haciendo una labor social al hacer meter en vereda a los novatos para que vean cómo funcionan las cosas. Más que el malo es también una víctima.

—En la vida real, ¿ha sufrido alguna novatada?

—Las he visto, pero por suerte no las he sufrido.

—¿Cómo ha llegado a la interpretación?

—Estudié Bellas Artes y Comunicación Audiovisual y cuando terminé ambas carreras, empecé a enamorarme de la interpretación y empecé a estudiar en la escuela de Coraza. Sigo haciendo cursos con él porque hay que mantenerse siempre caliente. También sigo con mi actividad como pintor, ya tengo lista para el año que viene mi primera exposición. En este terreno también espero abrirme camino y espero hacerlo poco a poco.

José Coronado y Paola Dominguiín en 1988
José Coronado y Paola Dominguiín en 1988

—¿Influyeron sus padre, Paola Dominguín y José Coronado, en estas decisiones sobre su trabajo?

—Siempre me han dado libertad, me han dejado que tomara el rumbo que deseara. Luego, cuando decidí probar suerte en el mundo de la interpretación lo que intentaba era ganarme la vida con algo que me gustaba y en el que pudiera tener un desarrollo personal y un crecimiento. A día de hoy no hay una profesión que te permita ese crecimiento como la interpretación.

—¿Qué actores son sus preferidos aparte de su padre, supongo?

—Me gusta Bill Murray. Actores que me comunican, actores que se comen la pantalla solo con una mirada o un pensamiento. La verdad es que me inspiran mucho para transmitir esas sensaciones. A mí el cine me parece, como se dice, el séptimo arte y formar parte del mismo es un sueño que se está cumpliendo últimamente.

—¿Le molestaría que le empezaran a dar papeles de galán, como a su padre en los primeros tiempos?

—Lo bueno es que no te encasillen, como les sucede a muchos actores. Mi padre empezó con el galán con el que ha tenido que cargar muchos años y ahora ha conseguido quitárselo y hacer papeles importantes. Yo, que lo tengo tan cerca, a veces me cuesta despegar a la persona que tú conoces del personaje que está interpretando. No sé como lo ha hecho, pero en las últimas películas me lo como con patatas.

—El grandísimo actor que es José Coronado no deja de ser un personaje del mundo del corazón.

—Sí, lo que tiene que hacer es frenar un poco.

—Cuando surgió ese breve idilio con Eugenia Martínez de Irujo, ¿se echó usted las manos a la cabeza?

—Yo en esos asuntos prefiero que hablen los que está involucrados.

—¿Qué es lo que más valora en una mujer?

—La claridad. Nunca me ha gustado el juego del ligoteo. Me gusta saber qué es lo que tú quieres y qué es lo que yo quiero. Yo soy así. Eso es lo que yo valoro. Que la gente venga de frente.

—¿Ha tenido muchos amores?

—He tenido una vida amorosa bastante rica y he crecido mucho con ello. Con el paso del tiempo tenemos más claro lo que queremos en la otra persona.

Nicolás Coronado y Ainara Arístegui
Nicolás Coronado y Ainara Arístegui- ABC

—Ahora tiene novia, ¿verdad?

—Sí, se llama Ainara Arístegui. Llevamos casi dos añitos. Está estudiando interpretación y esperamos poder trabajar algún día juntos en el teatro.

—¿La llevaría al altar?

—Yo vinculo las bodas al hecho religioso y la verdad es que yo soy religioso con cosas como la naturaleza. Me parece fantástico hacer la ceremonia con la gente que quieres, con los amigos, con una declaración de amor a la persona que quieres pero hoy por hoy no me lo planteo. No, yo no me casaré.

—¿Tiene algún proyecto inmediato?

—Sí, estoy con «Sonata de silencio», una serie para Televisión Española. La estoy rodando con Marta Etura y Eduardo Noriega. Y acabo de termimar otra película,«Demonio de tus ojos», con Ivanna Vaquero.