Nacho Cano: «Que nadie busque dobleces a mi salida de la Fundación Sabera»

Por BEATRIZ CORTÁZAR
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Nacho Cano habló ayer con ABC para explicar con más detalles su repentina y sorprendente salida de la Fundacion Sabera, decisión que no quiere que levante ampollas, ni que sirva para que «inventen historias donde no las hay»

-¿Por qué esta decisión y por qué ahora?

-Mi decisión de no seguir se debe a que ya no puedo más. Estoy agotado, tras cuatro años de dedicación exclusiva a Sabera. He hecho algo de lo que yo mismo me sorprendo. La Fundación ha crecido muchísimo desde que se creó, y como todas las cosas que crecen, da lugar a problemas internos que no quiero detallar para que nada salpique el nombre de Sabera, puesto que lo primero son las niñas y su futuro. Que nadie busque dobleces a mi salida.

-¿Qué pasará con Sabera a partir de ahora?

-Desde ahora mi cargo como presidente lo tiene José Herrero, cofundador de Sabera, y la asociación está en manos de un protectorado del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, cuyo patronato se ha aumentado con la llegada de profesionales como abogados del Estado y economistas, y cuyo fin es que la organización entre India, España y Estados Unidos sea más consensuada, más ordenada.

-Esos problemas, ¿tienen solución?

-Todos los problemas tienen soluciones y no hay ningún mal rollo en Sabera. La Fundación está auditada y todo está clarísimo. Insisto en que nadie busque cosas donde no las hay, puesto que los problemas internos que hayamos tenido no son de ese tipo. Después de cuatro años y tanto trabajo, por nada del mundo quisiera que el nombre de Sabera se viera manchado ni envuelto en habladurías que no van a ninguna parte y que sólo pueden perjudicar a las auténticas beneficiadas.

-¿Su salida implica la de otros famosos como Penélope Cruz o Melanie Griffith?

-No. Tanto Penélope Cruz como Melanie Griffith son presidentas honorarias de la Fundación Sabera en Estados Unidos, pero ellas son colaboradoras de Sabera; nunca han entrado en la gestión. Me imagino que en cuanto todo se vuelva a organizar, ellas seguirán ayudando como hasta la fecha.

-¿Y qué pasará con el disco que iba a salir al mercado el pasado lunes?

-Creo que todo sigue adelante. Ahora hablará Herrero con los responsables de Universal.

-Pero una decisión como la suya implicará que cuantos colaboren con Sabera tengan sus dudas...

-No tiene por qué, y justamente eso sería lo último que yo quisiera. Una vez más quiero dejar claro que la Fundación Sabera ha crecido muchísimo y que yo no estoy capacitado para poder encargarme de todo, se me va de las manos. Yo soy un artista, no un administrador, y esto se me escapa. Ahora ya hay más gente especializada en asumir la gestión, y el patronato supervisado por el Gobierno español se va a encargar de llevarlo todo perfectamente.

-Tras cuatro años en Sabera ¿qué vínculo va a mantener con la Fundación?

-El sentimental. Soy patrono honorario y Sabera ha sido lo más importante que he hecho en mi vida.

-¿Se trata de una decisión irrevocable?, ¿y si los donantes ya no se muestran tan solidarios tras su partida?

-No sé si es irrevocable o no, pero de lo que estoy seguro es que estoy agotado. Ahora me marcho a Londres, donde voy a hacer un curso de meditación budista de un mes y medio. Que yo me vaya no supone nada, puesto que todo está en buenas manos. En Sabera he realizado un esfuerzo enorme, puesto que estaba en todos los frentes, captando artistas para el disco, buscando donativos, viajando a Calcuta... Me voy tranquilo en cuanto a que no tengo nada que ocultar. Y me voy satisfecho, puesto que todo está controlado. Justamente, la decisión de marcharme ha sido para evitar más historias o problemas.