Mónica Cruz, imparable en su carrera como actriz

La mezcla de espiritualidad y de investigación centra "En busca de la Tumba de Cristo", un thriller histórico firmado por el italiano Giulio Base y con un reparto internacional, desde Max Von Sydow a

EFE/
Actualizado:

La mezcla de espiritualidad y de investigación centra "En busca de la Tumba de Cristo", un thriller histórico firmado por el italiano Giulio Base y con un reparto internacional, desde Max Von Sydow a Daniele Liotti, o los españoles Mónica Cruz y Fernando Guillén Cuervo, que se estrena el miércoles.

Giulio Base contó hoy, durante la presentación del filme a los medios, en un acto en que estuvo acompañado por parte del equipo artístico, que la idea original de "En busca de la Tumba de Cristo" estuvo firmada por dos padres del guión italiano, habituales colaboradores de nombres míticos como Antonioni o De Sica.

"Sin embargo, ahora, al comenzar el proyecto, decidimos darle otro enfoque al guión original, donde primaba el thriller y la investigación, que lo que le convertía, en algo como C.S.I.", apuntó Base, quien rodó dos formatos del filme: una miniserie de televisión, y la película.

La trama de "En busca de la Tumba de Cristo" arranca tres años después de la muerte de Jesús, cuando los rumores de que ha resurgido de entre los muertos, está llevando a los creyentes a rebelarse contra el dominio del Imperio Romano.

Ante estos hechos, el Emperador Tiberio -Max Von Sidow- envía a Taurus -Daniele Liotti- un leal oficial romano a Judea en busca de Jesús o de su cuerpo desaparecido, para poder así, refutar la historia. Pero, una vez allí y tras conocer a una joven creyente -Mónica Cruz- el escepticismo inicial de Taurus sufrirá un cambio radical.

Giulio Base señaló que "En busca de la Tumba de Cristo" "más que un mensaje religioso, posee un corte espiritual, lo que hace que interese por igual a creyentes y no creyentes, puesto que no va dirigida en una dirección concreta".

El cineasta comentó que vive en Roma cerca del Vaticano y conoce a miembros de la curia a quienes ha gustado la película, lo que le hace creer firmemente que no hay lugar para ningún tipo de polémica: "Es -dijo- una historia honesta y entretenida", añadió Mónica Cruz señaló que, en un principio, le asustaba rodar en inglés y con un equipo italiano, dos idiomas que desconocía: "No tengo miedo como actriz pero, cuando elijo un proyecto, necesito un tiempo para prepararlo y llegar tranquila al rodaje".

"En este caso -añadió-, me ayudó mucho Daniele Liotti -protagonista de dos filmes en España: "Juana la loca" y "Piedras"-.

Como hablaba español pudimos profundizar juntos en lo personajes durante todos los días".

Liotti da vida al oficial romano que, como él mismo cuenta, "comienza su trabajo de investigación como un policía, de forma muy aséptica; para luego, tras conocer a la joven que encarna Mónica, y observar el mundo de los creyentes, lleno de tolerancia y amor, vive una transformación espiritual completa".

Mientras Fernando Guillén Cuervo explicó que en su pequeña colaboración da vida a San Pablo, Mónica Cruz contó que su personaje es el de una mujer "con las ideas tan claras que sería capaz de dar la vida por ellas" y que "al final, es el amor quien vence".

La actriz, tiene pendiente de estreno "The last hours", y luego la superproducción "Astérix y los Juegos Olímpicos". La actriz entiende que al terminar la serie de televisión "Un paso adelante" era consciente de la dificultad de pasar al cine en España, "por los prejuicios de provenir de la TV y por ser la hermana de Penélope".

"Dejé mi carrera de baile para actuar en la serie porque el eje central era el baile; pero pronto comprendí que actuar es interpretar con el cuerpo, algo muy similar al baile, por lo que decidí seguir en el cine. He tenido la suerte de recibir ofertas porque la serie se ve en muchos sitios, así que lo único que espero es poder seguir actuando, en España o fuera, y tampoco descarto volver a TV", concluyó Mónica.