Claudio Santisteban

La misteriosa muerte de Natacha Jaitt mantiene en vilo a Argentina

Una de las hipótesis de fallecimiento de la exconcursante de «Gran Hermano 6» apunta a un ajuste de cuentas

Actualizado:

Los medios argentinos amanecieron la madrugada del pasado sábado con una noticia que oscilaba entre el drama y la inverosimilitud. Con apenas 41 años, el cuerpo de la modelo andina Natacha Jaitt había sido encontrado sin vida en un salón de fiestas del afamado barrio bonaerense de La Ñata. La muerte de la exconcursante de «Gran Hermano 6» generó impacto no solamente por la imprevisibilidad del suceso, sino también porque unos días antes la argentina había retomado en las redes sociales una denuncia que había hecho públicamente en 2018. Las acusaciones involucraban a varios poderosos del país sudamericano y llegaron hasta el entorno cercano al Papa Francisco.

El pasado miércoles tuvo lugar la primera de las detenciones vinculadas al caso: la Justicia arrestó por falso testimonio al empresario Raúl Velaztiqui Duarte, quien se encontraba con ella la noche que perdió la vida. Había sido él quien trasladó a la modelo al salón de eventos Xanadú, donde apareció sin vida. Entre las contradicciones que se hallaron en su relato se encuentra que él había asegurado no saber dónde estaba el teléfono móvil de Natacha, mientras que las cámaras exhiben que fue él quien lo tenía en su poder.

Son varias las hipótesis que se manejan alrededor del fallecimiento de la exparticipante de «Gran Hermano». Pero, principalmente, hay dos grandes líneas. La primera de ellas tiene que ver con un combo explosivo de alcohol y drogas. Los análisis toxicológicos evidencian que Jaitt habría consumido cocaína esa noche y llevaba meses luchando contra su adicción.

Sin embargo, una segunda teoría advierte que es demasiado casual que los episodios se hayan desarrollado apenas unos días después de que la modelo denunciara en las redes sociales algunos vínculos de famosos y políticos con una red de prostitución infantil. Se suman a la hipótesis de homicidio los amigos más cercanos de Natacha y su familia. Especialmente, su hermano Ulises Jaitt, que encuentra incongruencias en las declaraciones de algunos testigos. El periodista argentino Luis Ventura compartió en su Twitter una foto del cuerpo de la víctima junto a la palabra «Investiguen».

Amenazas

A pesar del profundo dolor que produjo la partida de Jaitt en su país de origen, son varios los sectores de poder que pueden continuar sus actividades con tranquilidad, dado que la modelo se había convertido en la principal cuestionadora de algunos personajes de las altas esferas de la sociedad. Entre los mencionados por la difunta actriz se encontraba nada menos que Gustavo Vera, titular de la fundación La Alameda y muy cercano al Papa Francisco. En una discusión con la periodista Mercedes Ninci, Jaitt la había desafiado y asegurado que tenía pruebas del caso: «¿Sabías que Gustavo Vera es pedófilo?¿Sabías que baja prostíbulos y se los queda ilegalmente?».

La gravedad de sus acusaciones era tal que Jaitt ya había anunciado que estaba recibiendo amenazas. De hecho, en abril de 2018 publicó un mensaje en Twitter en el que daba a entender que no descartaba un trágico final. Allí advertía: «Aviso: no me voy a suicidar, no me voy a pasar de merca (droga) y ahogar en una bañera, no me voy a pegar ningún tiro. Así que, si eso pasa, NO FUI. Guarden tweet».