Rocío Durcal y Juan Gabriel
Rocío Durcal y Juan Gabriel - Youtuve

El misterio que rodea el odio entre Rocío Durcal y Juan Gabriel

Hasta la muerte de la cantante, nunca jamás se reconciliaron

MadridActualizado:

En abril de 2006, Shaila Morales confesó que su madre, Rocío Durcal, se fue muy dolida de este mundo por las desavenencias y la actitud que el cantautor mexicano Juan Gabriel tuvo con ella. En una entrevista con una revista mexicana, Shaila negó la posibilidad de que ella actuase en el programa de conciertos que Juan Gabriel tenía previsto ofrecer en México con motivo de sus 35 años de carrera artística. «No me interesa. No quiero hablar de ese desgraciado. Mi mamá se fue muy dolida por lo malo que le hizo», indicó la joven. Shaila añadió que «toda la familia estaba muy lastimada por las actitudes que (Juan Gabriel) tuvo con mi madre», sin dar más detalles y le definió como «un gran artista» que «como ser humano no vale nada».

Ahora estas declaraciones vuelven a salir a la luz durante una cerebración en la que Shaila recibió el premio al Máximo orgullo hispano, por parte de Las Vegas International Press Association, a raíz de su «gran aportación a la música latina»; la presentación del sencillo, «Una noche no me basta» y la iniciación de una nueva gira en «Homenaje a mi madre».

Durante esta gira, la joven interpretará algunos de los temas más populares de su madre. Unas canciones que compartió con el «divo de Juárez», como se conoce popularmente a Juan Gabriel y con el que terminó muy mal.

Recordemos que después del primer disco de Rocío con los éxitos de Juan Gabriel nació aquella amistad que todos creían muy fuerte en el mundo musical. El dúo de sus nombres unidos se transformó en vitola de éxito asegurado y ambos vivieron años de ventas millonarias. Los éxitos continuaron durante al menos seis volúmenes de rancheras. Pero esa etapa acabó de súbito y a Rocío Durcal se le prohibió cantar los temas del «Divo de Juárez». Ello fue el síntoma del deterioro de aquella relación personal que adornaba el éxito de ambos y el gusto del público por sus duetos.

Tardaron en verse más de diez años. Fue en 1997 cuando lanzaron ese citado «Juntos Otra Vez». Lo cantaron con gran éxito en el Festival Acapulco y en en Jalisco. Pero ya había trascendido su deteriorada relación. Todo estalló mientras Rocío Dúrcal grababa un videoclip de uno de sus temas. Ella percibió la presencia de unas cámaras de televisión, enviadas por Juan Gabriel para captar algunos aspectos del rodaje. Y la tormenta se desató. Rocío prohibió la entrada y marcó para siempre su diatancia con el cantante.

La cosa fue a peor y entraron, ambos, en una guerra personal. La cantante nunca dio muchos detalles de lo que fue ocurriendo ni de las razones que había detrás de la abrupta ruptura de la amistad. Allí llegaron las consecuencias. Ambos suspendieron la gira internacional que tenían planeada. Y se despedían para siempre de su público. Hasta la muerte de Rocío, nunca jamás se reconciliaron.