Vídeo: Mischa Barton asegura que fue drogada - Europa Press

Mischa Barton empotra un camión de mudanzas contra un edificio

La actriz, que había alquilado el vehículo, no calculó bien la altura al intentar aparcar en la puerta del inmueble

ABC.ES
MadridActualizado:

Está claro que Mischa Barton (31 años) no pasa por su mejor momento. La actriz no para de copar todos los titulares de las revistas de papel cuché. La última ha sido por el incidente que tuvo el sábado por la noche, cuando la protagonista de «The O.C.» estampó el camión que conducía contra un edificio.

Al parecer, según la publicación «TMZ», la actriz decidió cambiarse de casa y conducir ella misma la furgoneta de mudanzas que alquiló para llevar sus pertenecias a su nuevo hogar.

El problema llegó al intentar aparcar el coche en la puerta de su residencia. Barton no calculó bien la altura del camión y al pasar por debajo del arco chocó con el techo al entrar en los bajos del inmueble.

Menos mal que todo quedó en un pequeño susto. Aunque tuvieron que acudir los servicios sanitarios y varias patrullas, la intéprete salió ilesa del accidente, tan solo apenada por lo que había sucedido.

Hospitalización voluntaria

Este no ha sido el único incidente. Hace unas semanas, la actriz tuvo que ser hospitalizada tras aparecer semidesnuda, solo vestida con una camisa blanca, y repitiendo incongruencias en la terraza de su casa. Unos vecinos, al ver su estado, decidieron llamar a las autoridades y la actriz decidió ingresar voluntariamente en un centro psiquiátrico para ser evaluada.

Ya recuperada, la actriz aseguró que no sufrió ningún problema psiquiátrico como se había especulado, sino que tuvo que acudir al centro porque alguien le puso droga en la bebida.

«La noche del 25 de enero, salí con un grupo de amigos para celebrar mi cumpleaños. Mientras tomábamos unas copas, me di cuenta de que algo no iba bien porque mi comportamiento se volvió errático, lo que se intensificó con el paso de las horas», contó Barton, en un comunicado enviado a la revista «People».

También comentó que fue ella la que decidió acudir voluntariamente al hospital tras darse cuenta de su estado: «Me fui a recibir ayuda profesional y fui informada por el equipo que me habían dado GHB (un estupefaciente, conocido como la droga de las violaciones)».