Vídeo: Las reinas Letizia y doña Sofía, un momento tenso

La misa de Pascua reúne de nuevo en Palma a los Reyes, sus hijas y Doña Sofía

Todas las miradas estarán puestas en las dos Reinas un año después del incidente

PALMA DE MALLORCA / MADRIDActualizado:

Los Reyes y sus hijas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía, asistirán este domingo al mediodía a la Misa de Resurrección en la Catedral de Mallorca, una cita que tradicionalmente marca el final de las vacaciones de Semana Santa y que también permitirá ver a la Familia Real en público por primera vez desde el pasado 6 de diciembre, cuando sus seis miembros acudieron al Congreso de los Diputados con motivo del 40 aniversario de la Constitución.

A diferencia del año pasado, que se contaba con la presencia de Don Juan Carlos tras cuatro años de ausencia, en esta ocasión no está confirmado que el padre del Rey acuda a la misa en la catedral. A quien sí se espera es a Doña Sofía, que prácticamente nunca ha faltado a esta cita anual. Además, la madre del Rey ha pasado toda la Semana Santa en la isla, donde ha participado en distintas actividades. El pasado lunes, acompañada por su hermana, la Princesa Irene de Grecia, acudió al concierto solidario que se celebró en la catedral a favor de la entidad social Proyecto Hombre y, al día siguiente, asistió a la presentación de un audiovisual sobre ballenas jorobadas, «Gigantes del Océano», en el Palma Aquarium.

Vuelta al escenario

La presencia de la Familia Real en la Misa de Resurrección levanta siempre una gran expectación entre los residentes y los visitantes, que suelen expresar numerosas muestras de cariño hacia los Reyes. Dicho interés se ve incrementado en esta ocasión, a nivel informativo, tras el incidente protagonizado hace justo un año por Doña Letizia y Doña Sofía a la salida de la Catedral, a raíz de una fotografía que la Reina madre quería hacerse con sus nietas en aquel momento, en contra del criterio de Doña Letizia. Aunque las Reinas ya demostraron el pasado verano en Mallorca que habían recuperado la complicidad, compartiendo muchos planes juntas en privado, lo cierto es que ambas regresan hoy por primera vez al escenario del incidente, y es inevitable que se analicen con detalle sus gestos.

Don Felipe y Doña Letizia reaparecerán hoy en público tras pasar unos días de descanso en la intimidad. Los Reyes cerraron su agenda oficial el pasado 11 de abril -aunque Don Felipe aún estuvo trabajando en su despacho el viernes 12, cuando sancionó varios reales decretos- y tienen previsto retomar la actividad este martes con la entrega del premio Cervantes a la poeta uruguaya Ida Vitale en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares.

Pero la cita en la catedral supondrá, sobre todo, una oportunidad para ver a la Princesa de Asturias y a la Infanta Sofía, que no acuden a un acto público desde el pasado diciembre. A diferencia del año pasado, en el que la Princesa Leonor protagonizó numerosos actos institucionales, acompañada por su hermana menor, como fueron la imposición del Toisón de Oro, la ceremonia histórica en Covadonga o la lectura en público de la Constitución, las hijas de los Reyes no han tenido actividad oficial en lo que llevamos de 2019.

Pronóstico de lluvia

Para disgusto de los fotógrafos y cámaras que acudan hoy a las puertas de la catedral de Palma, la cita en el templo podría quedar pasada por agua. Y es que las previsiones meteorológicas para este domingo en Mallorca son de lluvias más o menos intensas en distintos puntos de la isla, circunstancia que no suele ser habitual en Semana Santa.

La asistencia de los Reyes a la Misa de Resurrección no forma parte de la agenda oficial, ya que se trata de un acto de carácter privado, por lo que normalmente no acude ningún representante político institucional de Baleares a dicha ceremonia. No obstante, en los últimos años ha habido algunas excepciones en ese sentido, por ejemplo por parte de la anterior delegada del Gobierno, María Salom, o del expresidente autonómico José Ramón Bauzá, pero en ambos casos su presencia en la seo fue sólo como un gesto de cortesía.