Mounir Mahjoubi
Mounir Mahjoubi - AFP

Un ministro francés presenta en sociedad a su pareja gay

Mounir Mahjoubi ha decidido mostrar en un reportaje en «Paris Match» a su compañero sentimental, Mickaël Jozefowicz, con el que está «casado» desde hace tres años

Juan Pedro Quiñonero
Corresponsal en ParísActualizado:

Por vez primera en la historia política francesa, un ministro ha presentado en sociedad a su compañero sentimental. Se trata de Mounir Mahjoubi (34 años), que se encuentra oficialmente «casado», como pareja de hecho, desde hace tres años.

El primer político francés que confesó públicamente su homosexualidad fue Bertrand Delanoë, en 1998, cuando comenzaba la larga marcha que lo condujo a la alcaldía de París. Marine Le Pen fue la primera dirigente política que nombró vicepresidente de su propio partido, el Frente Nacional (FN, extrema derecha), a un homosexual famoso, Florian Philippot. Jean-Marie Le Pen llegó a calificar de «gay friendly» a su propio partido.

Mounir Mahjoubi es el primer ministro o secretario de Estado, en ejercicio, que ha decidido presentar en público, con un reportaje, en «Paris Match», a su compañero sentimental, Mickaël Jozefowicz (31 años), con el que está «casado» desde hace tres años, a través de un Pacto civil de solidaridad (PAC), la fórmula administrativa francesa del «matrimonio de hecho».

Hijo de obreros marroquíes instalados en Francia a finales de los años 70 del siglo pasado, Mounir Mahjoubi ha «recorrido» en poco tiempo, todo el arco iris de las sensibilidades políticas que van de la izquierda a la derecha de Emmanuel Macron. Trabajó para Ségolène Royal, derrotada por Nicolas Sarkozy en las presidenciales del 2007. Siguió trabajando con François Hollande, entre 2012 y 2017. Para descubrir a Emmanuel Macron ya bien entrada la campaña de las presidenciales del año pasado.

Consejero personal de Macron y ministro para las nuevas tecnologías «numéricas» Mahjoubi es una personalidad política ascendente, que hizo pública su homosexualidad hace varios años. Cuando su carrera política comienza a «despegar», a la sombra del presidente de la República, Mahjoubi ha decidido protagonizar un reportaje íntimo con su compañero, experto en «energías renovables», diciéndose «feliz y muy enamorado».

Púdico, el reportaje no descubre «mediterráneos» íntimos de ningún tipo. Se limita a fotografiar de manera «simpática», «agradable», «casual», a una «pareja de enamorados», «modelo de la nueva Francia optimista».