Miliki se reencuentra con sus niños de 40

POR ANA ASENSIOFOTO: SIGEFREDOMADRID. «Era una mirada que alegraba el corazón con una nariz redonda y colorada». Así comienza «Gracias, Miliki», un tema incluido en el álbum del cómico «A mis niños de

Actualizado:

POR ANA ASENSIO

FOTO: SIGEFREDO

MADRID. «Era una mirada que alegraba el corazón con una nariz redonda y colorada». Así comienza «Gracias, Miliki», un tema incluido en el álbum del cómico «A mis niños de 40 años», un recorrido por los temas más entrañables de Miliki a modo de homenaje y reconocimiento a su talento, pero sobre todo a su enorme humanidad. «Fue una sorpresa preciosa que me emocionó mucho, cuando la escuché se me saltaron las lágrimas», afirma el mítico payaso y cómico que llevó el circo a todos los hogares española con el programa «Había una vez un circo», de TVE, con el que creció toda una generación de niños, hoy en día convertidos en adultos.

Este «nuevo» álbum, que no el último -como gusta decir Óscar Gómez, productor del disco-, sigue la estela de «A mis niños de 30 años», que consiguió cinco discos de platino y un Grammy Latino en la categoría de Mejor álbum de niños. «Estoy muy satisfecho con su cuidada presentación», dice Emilio Aragón al referirse a este trabajo, en el que se incluye una selección de los títulos más entrañables de su carrera, además de un DVD con dos galas de Unicef que realizó en 1999 y 2000, y un videoclip de «Gracias, Miliki», cuyo estribillo ha sido interpretado por un coro de más de mil niños.

Precisamente, esos locos bajitos -que cantaba Serrat- han sido su razón de existir profesionalmente. «Si volviera a nacer, volvería a hacer exactamente lo mismo que he hecho. Mi vida ha sido maravillosa y llena de satisfacciones. He recorrido medio mundo haciendo reír a los niños, algo muy grande para mí. Y, sobre todo, está mi familia, que siempre ha estado a mi lado apoyándome», reconoce el cómico, al mismo tiempo que cuenta que su nieto Manuel -hijo de Rita- le ha convertido en bisabuelo. «Mi esposa y yo estamos locos de contentos. ¡Fijate, Rita ya es abuela, y nosotros bisabuelos, es maravilloso!», dice feliz. Un hombre muy familiar, y un profesional enormemente agradecido a los artistas que han unido su voz a la suya en varios de los temas del disco. Miguel Bosé, Café Quijano, Siempre Así, Lolita, los Morancos, Carlos Baute. «Ha sido un orgullo trabajar con ellos. Con todos lo he pasado bien y he aprendido mucho de cada uno de ellos», reconoce con sencillez este gran artista, y mejor persona.

En el nombre del hijo

A pesar de su apretada agenda, también Emilio Aragón, hijo, ha querido arropar con su voz en este álbum a su padre. «El éxito de mi hijo es para mí motivo de satisfacción y de orgullo, porque en el caso de Emilio puedo asegurarle que su éxito se debe a su calidad humana y a lo fiel que es a la gente que le rodea, y eso, en estos días, es digno de agradecer», afirma con rotundidad.

Junto a Emilio hizo realidad un sueño que se convirtió en «El circo del Arte». «El circo es un espectáculo maravilloso, y hay quien aún sigue haciendo de él algo importante, como es el caso de «El Circo del Sol» y algún otro, pero también hay mucho circo pobre que da pocas satisfacciones». Y es que Miliki sabe lo difícil que es hacer reír: «Es mucho más fácil hacer llorar, porque se crea una situación dramática rápidamente que lleva al llanto con facilidad; para hacer reír hay que tener mucho ingenio», explica este maestro en el arte de hacer reír, que está ultimando su segunda novela -«La Providencia» fue la primera-, en cuyos capítulos finales trabaja ya, con la que está «muy ilusionado», y que a buen seguro leerán también muchos de sus niños y niñas de cuarenta.

Miliki, en una imagen de archivo