Miguel Ángel Silvestre, durante la presentación de la nueva campaña de Springfield
Miguel Ángel Silvestre, durante la presentación de la nueva campaña de Springfield - BELÉN DÍAZ

Miguel Ángel Silvestre: «Cada vez que estoy con mis sobrinos, pienso en ser padre»

El actor regresa a Madrid para ser imagen de una campaña de una conocida firma de moda

Actualizado:

Poco queda de aquel chico que se emocionó tras no ganar el concurso de Míster España en 2002. Ahora, quince años después, Miguel Ángel Silvestre Rambla (35) mantiene su esencia, pero ya no es el mismo. Su carrera despuntó con su papel de «El Duque» en la serie televisiva «Sin tetas no hay paraíso» y, más tarde, con su interpretación de Rafael Márquez en «Velvet».

Aunque su destino iba a ser bien distinto -una lesión en el hombro truncó sus aspiraciones de convertirse en tenista profesional-, se repuso y pudo erigirse como uno de los actores de moda del momento a nivel nacional y con grandes proyecciones internacionales, además de los proyectos en los que ya ha trabajado. «Estreno 'Ferdinand', que pongo voz a un torero que es muy gracioso, muy chuleta y es torero 24 horas al día y creo mucho en el mensaje de la película. Me gusta mucho todo lo que tenemos en España, por ejemplo el flamenco, la pintura... y los toros. Es una tradición que quedó atrás y yo estoy en contra pero hay algo del baile, de lo artístico... que me encanta», explicó Silvestre en la presentación de la nueva campaña de la firma de moda Springfield, «A common life», de la que es imagen.

El uso de ciertas palabras delata su larga estancia en Los Ángeles (Estados Unidos) por motivos profesionales, aunque su corazón sigue anclado en Castellón, lugar que le vio crecer y en el que ha estado recientemente. «Mi madre me hizo una tortilla de calabacín que dije 'esto es lo que me llevo esta vez'. Por un tema familiar hemos estado todos en el hospital por un pariente y no me dio tiempo a disfrutar mucho con mi madre, así que un día dije 'mamá voy a comprar una botella de vino buena', cociné pasta con champiñones de temporada, cebollita y cerveza, y me pegué una cena con mi madre mágica», contó sobre su visita a España.

El intérprete se siente muy orgulloso de sus raíces y de sus padres, a los que adora: «Estoy un momento en el que cuanto mayor me hago, me siento más orgulloso de lo que han hecho por mí, todo el cariño, la protección, las oportunidades...» Y añade: «Pero también un padre tiene muchas carencias y me lo planteo cuando me digo que quiero ser padre. Siempre hablo de mi madre, pero últimamente me estoy dando cuenta de todo lo que ha hecho mi padre por mí, que ha hecho cosas increíbles. En mi primer rodaje, la noche anterior no podía dormir y se lo dije a mi padre y cogió el coche desde Castellón para dormir conmigo, desayunamos juntos y otra vez de vuelta a Castellón».

A sus 35 años, Miguel Ángel Silvestre ya tiene la vista puesta en la paternidad, algo que le encantaría pese a que, por el momento, no lo ve posible. «Cada vez que estoy con mis sobrinos lo pienso, pero ahora es muy complicado. Tengo mucho trabajo y muchos viajes por delante Y ahora estoy disfrutando mucho de esta etapa», reconoce, aunque quién sabel igual da una sorpresa con su novia Albania Sagarra, la modelo y también actriz que ha conquistado su corazón.