REUTERS

Michelle Obama acusa a Trump de poner en peligro a su familia

Las memorias de la ex primera dama de EE.UU. lamentan «el racismo y la xenofobia» del actual presidente

CORRESPONSAL EN NUEVA YORKActualizado:

En el último año, ha habido un aluvión de libros que destripan las peleas intestinas de la Casa Blanca de Donald Trump, las reyertas entre altos cargos, las filtraciones, los rumores de líos de faldas, las broncas del jefe, sus ataques de ira… Muy distinto a cuando Barack Obama tenía las llaves de la residencia presidencial, cuyos trapos sucios consiguió aislar de la atención pública. No va a ser la ex primera dama quien los ventile, casi dos años después de abandonar la Casa Blanca. Michelle Obama publica sus memorias la semana que viene, en las que deja claro que la millonada que ha cobrado por escribirlas no le ha forzado a revelar intimidades. Obama y su marido firmaron el año pasado un contrato mareante por los derechos de sus dos primeros libros tras dejar la presidencia: 65 millones de dólares de adelanto, según publicó «Financial Times».

El libro, al que ha tenido acceso «The Washington Post» antes de que llegue a las librerías el martes que viene, ni siquiera se centra en la vida de palacio. Está dividido en tres partes. La primera, sobre su vida antes de conocer al primer presidente negro de EE.UU, su infancia y juventud en un gueto de Chicago, lo que le permite hablar de los problemas de clase y raza en EE.UU., los desafíos en educación e igualdad de oportunidades. La segunda, sobre su romance con Barack Obama y la formación de su familia. Solo la tercera se dedica a la vida pública de ambos desde que su marido pasó de ser un activista social en Chicago, a senador y a sorprendente presidente de EE.UU.

Conspiraciones

Es en esta parte donde la autora dedica los ataques más duros a Trump. Sobre todo, por la campaña que orquestó contra Barack Obama, abrazando conspiraciones sobre su certificado de nacimiento y arrojando dudas sobre su ciudadanía, lo que le inhabilitaría como presidente de EE.UU. Fue una campaña con tintes racistas que sentó las bases del posterior ascenso del multimillonario neoyorquino al poder. «Fue una locura, algo malvado, que apenas podía ocultar racismo y xenofobia», escribe Obama. «Pero también fue algo peligroso, hecho deliberadamente para agitar a chiflados». Según la ex primera dama, Trump «puso en peligro a mi familia. Y nunca le perdonaré por ello».

Un país menos seguro

Los extractos del libro habían llegado ayer hasta la Casa Blanca y Trump no se quedó callado. A preguntas de los periodistas, dijo que a Obama le han pagado «un montón de dinero por el libro» y que tenía que meter polémica. «Pues os voy a dar más polémica. Lo que yo nunca perdonaré a Obama es lo que hizo a nuestro ejército. Lo dejó sin dinero e hizo a este país menos seguro».

Entre los pocos detalles íntimos que recoge el libro, Obama habla con franqueza por primera vez de las dificultades para formar una familia con su pareja. Reconoce que le costó mucho quedar embarazada, que tuvo un aborto y que sus dos hijas nacieron a través de fecundación «in vitro».

Las memorias tampoco ofrecen pistas sobre una posible carrera política, como sueñan muchos demócratas de EE.UU. De hecho, recuerda con horror sentirse «turbada» por la animosidad contra ella de los enemigos políticos de su marido durante la campaña de 2012. Si tiene piel y ambiciones de política, al menos no las muestra en el libro.