La última imagen de Michael Jackson
La foto de Michael Jackson fallecido - hln

La última imagen de Michael Jackson

Arranca en Los Angeles el juicio largamente esperado por homicidio involuntario del cantante

CORREPONSAL EN NUEVA YORK Actualizado:

La ciudad de Los Ángeles es el escenario donde durante cinco semanas Conrad Murray, el que fuera el último doctor personal de Michael Jackson, será juzgado de homicidio involuntario. El juez del Tribunal Superior de Los Ángeles Michael Pastor y un jurado popular compuesto por siete hombres y cinco mujeres decidirán si la cantidad del anestésico llamado Propofol que Murray suministró a Jackson para ayudarle a conciliar el sueño el 25 de junio de 2009 fue la causa de la muerte del rey del pop. Entre las pruebas que tendrán que evaluar y que ya fueron presentadas ayer en el primer día del juicio están un vídeo donde se puede escuchar a Jackson hablar bajo los efectos del Propofol y las imágenes del cuerpo sin vida del cantante sobre una camilla.

El juicio, que está siendo televisado a nivel nacional, dio comienzo con los alegatos de los abogados de la defensa y la acusación. «La muerte de Jackson fue un homicidio. Los actos y omisiones de Murray dirigieron directamente a la prematura muerte de Jackson», afirmó David Walgreen, para quien fue «una flagrante negligencia. Las evidencias mostrarán que Michael Jackson confió su vida a las capacidades médicas de Conrad Murray y eso le costó la muerte». Por su parte, Ed Chernoff, uno de los abogados de Murray, arguyó que fue Jackson quien causó su propia muerte al ingerir ocho píldoras de Lorazepam e inyectarse una dosis extra de Propofol.

Entre los encargados de arrojar luz sobre los últimos días de vida de Jackson estarán, además de Murray, varios miembros del equipo de Jackson, como Kenny Ortega, amigo de Jackson y coreógrafo de la gira que estaba preparando en los prolegómenos de su muerte.

El circo mediático que rodea al caso comenzó su despliegue el lunes por la tarde, cuando las furgonetas de varias televisiones se apostaron en los alrededores del Tribunal Supremo de Los Ángeles. En la entrada del juzgado se concentraron cientos de fans de Jackson, quienes portaban pancartas en las que se podían leer desde palabras de cariño hacia el cantante hasta ataques a Murray, con mensajes como «Es un monstruo. Es un animal. Justicia para Michael». Pero también hubo quien se acercó para pedir un juicio justo para el doctor Murray. Los padres y varios de los hermanos de Jacko, entre los que estaban LaToya y Janet, acudieron al tribunal para presenciar el juicio.