Efe

Melanie Griffith: «Antonio (Banderas) me ha dicho que Javier Bardem es mejor actor que él»

Por Silvia CASTILLO
Actualizado:

Es toda una estrella de Hollywood y como tal, llega tarde y envuelta en toda esa parafernalia que suele rodear a las luminarias. Pero si se logra traspasar la barrera, Melanie Griffith se parece bastante a esas chicas ingenuas que tan bien se le da interpretar en la pantalla. La esposa de Antonio Banderas se encuentra en Madrid para rodar un anuncio de Viceroy, la firma de relojes de la que la actriz será la imagen femenina durante los próximos dos años (Julio Iglesias ha terminado su compromiso con la casa, que en un futuro presentará a su sustituto) y ayer hizo un alto en la grabación para reunirse con la Prensa, en una multitudinaria convocatoria a la que no faltaron el hermano de Banderas. Luis, y su mujer. Sobriamente vestida, con un traje pantalón verde y un jerséy claro de cuello cisne, la actriz se esforzó por hablar en castellano —«España es el país de mi marido y quiero que esté orgulloso de mí»—, aunque reconoció que le resultaba muy difícil, «estoy un poco nerviosa ante tanta gente».

Más tranquila tras la rueda de prensa y aspirando el humo de un pitillo mentolado, Griffith, que con cada uno de sus maridos (Steven Bauer, Don Johnson y Banderas) ha tenido tres hijos, respectivamente, confirmó que Antonio y ella quieren darle un hermanito a Stella del Carmen: «Pero ahora no puedo. No es por trabajo, es mi cuerpo. Dios no me da otro hijo». Asimismo desmintió que junto a su marido se haya comprado una casa en Madrid —«sólo tenemos la de Marbella y la casa que Antonio tenía antes de que yo le conociera»—, y que vayan a regresar pronto a nuestro país para el rodaje de «Fumanchú», en la que Banderas se pondría a las órdenes de Álex de la Iglesia: «No está confirmado. Antonio trabajará dentro de un mes en París y, cuando él tenga tiempo vendremos aquí». Melanie también comentó lo impresionado que está su marido con Javier Bardem, que hoy podría obtener un Globo de Oro (la antesala del Oscar) al mejor actor en Los Ángeles por su papel en «Antes de que anochezca»: «Javier es fantástico. Anoche (por el viernes) me llamó Antonio, que acababa de ver la película, y me dijo: “Javier es mejor actor que yo”».

A la pregunta inevitable sobre su reciente estancia en el hospital Marina del Rey, en California, para desintoxicarse de su adicción a los fármacos, Griffith manifestó que se encuentra perfectamente y que tuvo que ingresar en la clínica «porque no pude desengancharme sola de los calmantes. Había un imbécil que fumaba “crack” y fue el que reveló a la prensa que yo estaba allí. Para mí fue muy difícil que aquello saliera a la luz pública, pero tengo una página en Internet y he recibido 3.000 correos electrónicos de personas que han pasado por lo mismo que yo. Al final ha sido una experiencia positiva».

A sus 43 años, la actriz prefirió no pronunciarse sobre si le asusta el paso del tiempo y aclaró que aunque muchas veces se ha escrito «que soy muy celosa y paranoica, no sé de donde salen esas cosas. Estoy totalmente enamorada de Antonio, confío plenamente en él y él en mí, si no, mi matrimonio no funcionaría». En cuanto a la clase de personajes que prefiere, la protagonista de «Armas de mujer» reconoció que a medida que se hace mayor, no puede «hacer los papeles de veinteañera que tanto furor causan en Hollywood», pero señaló que lee muchos guiones para encontrar uno a su medida. «Ahora voy a poner la voz al pajarito de “Stuart Little” y a lo mejor también hago teatro, aunque no tengo ninguna oferta en concreto».