Melania Trump ingresa cientos de miles de dólares por unas fotografías que los medios solo pueden usar para contar historias «positivas»

La primera dama estadounidense ingresó entre 100.000 y un millón de dólares en 2017 en concepto de derechos de autor por unas imágenes con una clásula insólita

Washington DCActualizado:

Suele decirse que todo se pega, y en el matrimonio entre Donald y Melania Trump parece que a la primera dama de Estados Unidos se le ha pegado el apetito para los negocios de su marido. Según ha desvelado el canal televisivo NBC, Melania mantiene un acuerdo con la agencia de fotografías Getty Images por el que determinadas fotografías de su catálogo de imágenes de Melania y de la familia Trump no solo le reportan beneficios por su reproducción, sino que únicamente pueden utilizarse en noticias y contextos que proyecten una imagen «positiva».

A priori, y visto el feroz y crítico escrutinio al que gran parte de los medios estadounidenses someten al gobierno de Donald Trump, no debe de ser fácil encontrar quien compre las imágenes. Sin embargo, según figura en el informe fiscal que la Casa Blanca hizo público el pasado mes de mayo, los beneficios obtenidos por Melania, en concepto de derechos de autor por su contrato con Getty Images, superan los 100.000 dólares en el año 2017, que es al que se refiere el informe, aunque podrían incluso alcanzar el millón de dólares. Lo que NBC ha descubierto ahora es que, además, el acuerdo de Melania con la agencia incluye una cláusula sobre la obligatoriedad de que sean utilizadas para ilustrar historias con un tono positivo, algo que muchos medios desconocían. La propia NBC, muy beligerante con Trump, ha descubierto así que, junto a otros periódicos, revistas y televisiones, ha alimentado indirectamente las arcas de la familia Trump.

Los retratos en cuestión fueron realizados por la fotógrafa belga Régine Mahaux en varias sesiones y posados durante 2010, 2011 y 2016, antes de que Donald Trump accediera a la Casa Blanca. Entre las imágenes hay fotografías de Melania jugando a tenis con un traje de gala o siendo fotografiada por su hijo Barron en un sofá, pero también del propio Donald Trump ajustándole la corbata a Barron o jugando al ajedrez con él. En la web de Getty Images se puede leer que no está permitido su uso en tabloides, que han de ser utilizadas para «historias positivas» y que igualmente requieren también del permiso de Mahaux. El precio mínimo por imagen es de 500 dólares.

La fotógrafa belga trabaja fundamentalmente en publicidad, y es especialmente conocida por su trabajo con los Trump. En su catálogo figuran también miembros de la familia real belga, celebridades y actores como Salma Hayek, Susan Sarandon o Robert de Niro, al que Trump, en respuesta a las críticas que recibió del actor, calificó recientemente como de «un tipo con un cociente intelectual muy bajo».

Varios medios del país han borrado las fotografías en cuestión al conocer la cláusula, mientras que el canal de televisión favorito del presidente, Fox News, acostumbrado a la cobertura propagandística de Donald Trump, ha comunicado que ellos recibieron las imágenes directamente del equipo de campaña de Trump y de la oficina de Melania Trump, «que nos dijo que tenía la propiedad absoluta y los derechos sobre las fotos». Lo infrecuente en este caso no es solo que un cargo político vincule los derechos de reproducción a la utilización de las imágenes en historias positivas, sino que además éstas le generen ingresos en concepto de derechos de autor, habitualmente reservados a los fotógrafos, no a sus modelos.

Melania Trump protagonizó hace apenas unos días otra polémica de imagen. Después del caos y la indignación generada por la decisión de su marido de separar familias de inmigrantes llegadas al país de forma irregular, Melania visitó uno de los centros de menores, en un gesto que se interpretó como un lavado de imagen de la presidencia. Tanto al llegar como al marchar, a Melania se la pudo ver vistiendo una chaqueta de Zara en la que se leía: «Realmente no me importa, ¿y a ti?». Según su marido, era un mensaje de Melania para los medios de comunicación que su marido califica de «fake news media» [medios de noticias falsas]. Lo que éstos no sabían es que, de ser cierta la interpretación del presidente, no solo Melania los desprecia, sino que hace caja con ellos.