Meghan Markle prohíbe disparar al Príncipe Harry

El nieto de la Reina Isabel II será el gran ausente en el tradicional día de caza de la Familia Real británica

Actualizado:

Meghan Markle (37 años) ha supuesto un soplo de aire fresco a la regia Casa Real británica para lo bueno y para lo malo. La esposa del Príncipe Harry ha conseguido «imponer» sus propias costumbres, algunas de ellas a costa de mantener un tira y afloja con la Reina Isabel II.

En Navidad no iba a ser menos. La exactriz ha solicitado al Príncipe Harry que este año no participe en el «Boxind Day», el tradicional día de caza de la Familia Real británica, según adelanta el «Daily Mail». Las defensa de Markle de los derechos de los animales le ha impedido mantenerse ajena a esta costumbre inglesa -en la que el hijo de Diana de Gales lleva participando más de 20 años-, por lo que no ha podido evitar manifestarse en contra de la caza deportiva.

«A Harry siempre le ha encantado ir de caza pero ahora parece que los días de caza para él han terminado», dice una fuente a la citada publicación. Lo cierto es que no es la primera vez desde que se dieron el «sí, quiero» que el nieto de la Reina Isabel II se pierde un acontecimiento de similar carácter.

Una ausencia que no ha sentado nada bien a su hermano mayor, el Príncipe Guillermo, que ve esto como una prueba más de la influencia que Meghan Markle ejerce sobre el Duque de Sussex. Esta práctica ha fortalecido los vínculos entre ambos hermanos desde que eran pequeños, por loq ue ha sentado como un jarro de agua fría a Guillermo de Inglaterra. Según otra fuente, cree que la exactriz ha alejado al Príncipe Harry de la familia.

Los que lo conocen aseguran que el nieto de la Reina Isabel II ha cambiado mucho desde que conoció a Meghan Markle. Además de dejar de lado sus correrías nocturnas, el hijo del Príncipe Carlos pasa mucho menos tiempo con sus amigos de siempre. Tamn ha optado, como su mujer, por una dieta mucho más saludable y por usar masrcas de ropa responsables con los animales y el medio ambiente.

La decisión de no acudir a esta tradición navideña llega en un mal momento, después de los rumores de mala relación entre Meghan Markle y la Duquesa de Cambridge. Tanto es así que la propia Reina Isabel II ha tenido que entrar a mediar entre ambas y obligarlas a pasar todos juntos la Navidad para dar una imagen de unidos. Seguramente la petición de la exactriz a su marido supondrán nuevas tensiones en la familia con la nueva integrante.