Más damnificados por el romance de Isabel Pantoja y el alcalde marbellí

BEATRIZ CORTÁZAR
Actualizado:

Ya hay más damnificados por el otoñal romance entre la cantante Isabel Pantoja y el alcalde marbellí Julián Muñoz, quienes hoy ilustran la portada de la revista «Lecturas» donde aparecen con la hija de la artista, Chabelita, el día que comieron en Cantora, el restaurante de la Pantoja en Fuengirola. Si la principal «víctima» de esta historia había sido hasta la fecha la mujer del alcalde, Maite Zaldívar, ahora la lista de damnificados crece con la situación que les han creado a la familia Font, los antiguos inquilinos de la casa marbellí donde actualmente vive la pareja, y que se han quedado sin lugar de vacaciones. Me lo confirmó la otra tarde la propia Coqui Font con quien coincidí en el cóctel que se hizo en los jardines del hotel Santo Mauro para presentar la nueva colección de joyas de Luca Carati, donde también vi a Antonio Mingote con su mujer Isabel, al duque de Feria, a Ana Gamazo de Abelló, a María Cecilia Sarasola, a Alejandra Prat... «Llevábamos más de 15 años veraneando en esa casa. Los dueños sólo nos la alquilaban a nosotros porque había mucha confianza. No había que apalabrar ni señalar nada, tan sólo llamábamos para anunciar cuándo íbamos con el fin de que la casa estuviera lista. Fíjate la sorpresa que nos hemos llevado cuando nos han dicho que la casa estaba vendida». Mientras el alcalde marbellí asegura que se trata de un alquiler -cuyo precio es totalmente ridículo-la revista «Tiempo» apunta a que hay una venta y un entramado de sociedades que envuelven en un misterio todo este asunto que, desde luego, huele un tanto raro.

Supervivientes a flote. Lleva sus 22 kilos de menos con el mismo orgullo con el que luce su eterna chaqueta azul añil todos los veranos. Marc Ostarcevic está encantado de su paso por «La Isla» donde llegó hasta la final y tuvo el triunfo en la punta de sus dedos. Hablamos en el estreno benéfico de la película «Simbad, la leyenda de los siete mares», de Prosiglo XXI, y con la presentación del cantante de Upa Dance, Miguel Ángel Muñoz, que presta su voz al mismísimo Simbad (su llegada es casi triunfal mientras a su chica, Mónica Cruz, le aplaudían desde la butaca). Marc me confirma que finalmente sí hubo pacto entre los tres finalistas del concurso de Antena 3, María Pineda, Felipe López y él mismo, repartiéndose los 60 millones del total de los tres premios. El croata ha perdido peso pero no ha perdido ni un segundo sus ganas de ligar y compruebo cómo a la mínima aprovecha la ocasión para piropear y sonreír cuando le recuerdo a su legión de chicas del mismo corte y patrón. ¿Vuelve el hombre?