La modelo argentina Martina Klein
La modelo argentina Martina Klein - ABC

Martina Klein: «Volver a posar en biquini a los 42 es duro»

La modelo confiesa que hay que cuidarse, pero aceptar siempre la edad que uno tiene

MadridActualizado:

«Volver a posar en biquini a los 42 años es duro», declaraba Martina Klein esta semana a ABC. «Me cuido y tengo un buen cuerpo “de andar por casa”, pero ha sido un reto posar en biquini a mi edad y después de dos hijos». La modelo es la imagen de la nueva colección de baño para este verano de Ysabel Mora. «No son solo modelos para cuerpos de niñas de 20», aclara. ¿Su biquini favorito? «Aunque el corazón me pide los de estampados y flores, la cabeza me dice que me quede con los negros».

La top argentina reconoce que se cuida con la alimentación siguiendo la «dieta de la compensación». «Cuando me paso, al día siguiente solo ceno yogur». Y entrena con su pareja, el ex tenista barcelonés Álex Corretja, con el que lleva saliendo desde el verano de 2010 -«juntos hacemos TRX, un entrenamiento de fuerza»-, baila con amigas -«somos muchas mujeres en clase y nos divertimos mucho»- y practica yoga a solas -«era reacia pero me he enganchado»-.

Le gustan los cosméticos de Isdin para el rostro y el secreto de su piel inmaculada es la protección solar a diario con «Foto Ultra Age Repair», las ampollas de vitamina C de Flavo C. Después de verano, para prevenir posibles manchas, el despigmentante suave «Pigment Expert» más el peeling nocturno «Night Peel», todo de Isdin. Jamás se maquilla cuando no trabaja -«quizá un toque de máscara»-, pero cuando tiene que hacerlo se inclina por los productos de Chanel. «Llevo siempre en mi bolso la ‘‘Palette Essenciel’’, que tiene iluminador y corrector; e ‘‘Hydra Beauty’’ para los labios, además de pañales y toallitas», dice entre risas. «Hay que cuidarse, pero también aceptar que una va teniendo una cara y un cuerpo acordes a su edad».

Se resiste a la aguja

Asegura que no ha entrado en la rueda de los retoques con la aguja, aunque no tiene nada en contra. «Que cada cual haga con lo suyo lo que quiera», declara. Lo que sí le apetecía era cortarse radicalmente la melena. Y así lo ha hecho. El artífice ha sido Óscar, de Teatro Lab, y el del cambio de color, Le Salón de Barcelona. «Antes me venía hasta Madrid a darme las mechas de Peque, pero con una niña pequeña en casa, me he vuelto más practica».

Klein está inmersa en ese ritmo frenético de madre de 4 niños (Pablo, fruto de su relación con el cantante Álex del a Nuez; Aroa y Carla, hijos del tenista con Marta Cors, anterior pareja de Corrteja; y Erika, de 2 años, con el tenista), que está sacando adelante un proyecto empresarial que arrancó a las pocas semanas de nacer la pequeña. «Manuela es una web de venta de artículos de decoración y ropa de casa seleccionada por una misteriosa mujer, que viaja y recopila historias», cuenta sobre su proyecto.

Y como la tecnología forma parte de su día a día, reconoce que tiene cierto enganche a las redes sociales. «Más del que me gustaría, porque me quita mucho tiempo de leer, pero no soy de las que interactúa con sus seguidores (123.000 seguidores en Instagram) y es una pequeña barrera que pongo porque me duele más un insulto que 800 halagos». ¿Y qué le gusta hacer cuando no tiene nada que hacer? «Procrastinar. Retraso mis obligaciones todo lo que puedo».