Manuel Segura, padre de Borja Thyssen, entra en escena
Manuel Segura, en un momento de la entrevista. / Imagen: Telecinco.es

Manuel Segura, padre de Borja Thyssen, entra en escena

ABC.ES | MADRID
Actualizado:

Manuel Segura, padre de Borja Thyssen, nunca se había pronunciado en un programa de televisión sobre su paternidad, su relación con Tita, y mucho menos aún sobre los difíciles momentos que atraviesan madre e hijo.

Pero precisamente esta complicada situación fue la que animó al hasta hace poco padre «secreto» de Borja a mediar entre dos de los herederos de una de las mayores fortunas de nuestro país y prestarse a una entrevista en el programa «Sálvame Deluxe», de Telecinco.

Manuel aclaró que quiere muchísimo a Borja. «A Borja lo quiero un 80 por ciento de amigo y un 20 por ciento de padre. El cariño se hace con el trato. Conmigo siempre ha sido muy cariñoso, siempre nos damos dos besos».

También su relación con Carmen, dijo, es estupenda, y por el bien de todos, quiere que la situación se solucione.

Manuel relató cómo Carmen y él decidieron dejar su relación a pesar de esperar un bebé. «La relación estaba... no estaba bien. Hablamos y decidimos no casarnos y, de mutuo acuerdo, no darle mis apellidos. En la vida lo que no hay que ser es falso, a mi los niños nunca me han enloquecido». Así, fue la baronesa la primera en luchar por su hijo y se convirtió en madre soltera.

Por primera vez, Manuel contó ante las cámaras cómo ha sido su peculiar relación con Borja, y cómo Tita y él le dijeron que él era su padre. «El niño tenía siete años y Tita nos reunió Tita en Marbella a Heini, el niño, ella y yo y le dijo:Borja, Manuel es tu papá, tienes dos papás y tiene mucha suerte de tener dos papás...uno rico y uno guapo».

No obstante, Borja nunca le llamó papá, ya que consideró como tal al barón Thyssen, que se casó con Tita cuando él tenía sierte años. Entonces fue cuando empezó la relación entre Manuel y su hijo biológico. «Vinieron a verme la madre y el hermano de Carmen a Marbella y me dijeron que Tita y el Barón iban a casarse y que él quería adoptar al niño. Yo les dije que hicieran lo mejor para el niño.»

Con todos estos recuerdos, a Manuel le entristece la tensión que hay ahora entre Tita y Borja. «Está claro que Tita no le tiene mucha simpatía a Blanca, pero en Marbella salíamos a comer juntos. Había una cierta tirantez, hay que entender que es una madre con un hijo único, que ha luchado por Borja todo lo que ha podido, todo lo que tiene Borja se lo debe a Tita», añadió.

Para Blanca, esposa de Borja y clave en la ecuación familiar, solo tuvo buenas palabras: la describió como una chica normal, feliz con su hijo y con su matrimonio, sin sangre aristocrática (como habría preferido Tita) pero como cualquier joven de su edad.