Madonna - INSTAGRAM

Madonna cumple 59 años en vísperas de instalarse cerca de Lisboa

Obsesionada por mantenerse joven, la reina del pop tiene previsto desembarcar en Sintra dentro de unas semanas

Corresponsal en Lisboa Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Madonna cumple 59 años con más proyectos que nunca y con un cambio de residencia en ciernes. Su futuro próximo pasa por Lisboa y alrededores, pues está enamorada de la zona desde que inició su relación con el modelo portugués Kevin Sampaio, a quien conoció durante el rodaje de un videoclip en Nueva York.

Cuando se acerca a los 60, está más obsesionada que nunca por la búsqueda del elixir de la eterna juventud y aprovecha para cumplir la promesa que se había hecho a sí misma en cuanto el excéntrico Donald Trump ganó las elecciones presidenciales en Estados Unidos: salir del país a toda costa, en vista de que se muestra totalmente en contra de sus planteamientos.

Fue ahí cuando se acordó de las excelencias que Sampaio le contaba sobre Lisboa y su entorno. Tanto es así que ya ha pasado varias temporadas en la capital portuguesa, con visitas a Comporta, Cascais y Sintra, donde se decidió a comprar una finca con palacete incluido por 7,5 millones de euros.

Así que ahí está la diva del pop, celebrando sus 59 veranos con planes a la portuguesa. Mucho más porque a su hijo adoptivo David Banda le encantan el fútbol y, más concretamente, el Benfica.

Ya participó en mayo en unas sesiones de entrenamiento en la Academia del histórico equipo bicampeón de Europa y, con posterioridad, su madre se reunió con Nuno Gomes, el coordinador de las categorías inferiores, para tratar sobre el ingreso del adolescente (11 años) en el club.

Hasta sus hermanitas Estere y Stelle, también originarias de Malawi, disfrutan luciendo la camiseta de las «águilas rojas», como ha podido comprobarse en diversas fotografías compartidas desde las calles de Lisboa.

Where Life Begins............⚽️⚽️⚽️⚽️⚽️♥️♥️@slbenfica

Una publicación compartida de Madonna (@madonna) el

La cantante de éxitos como «Like a virgin» o «Material girl» se ha ido introduciendo en la vida social de la capital portuguesa, como la noche que ella y Kevin Sampaio cenaron con el DJ Rúben da Cruz y su novia, la fadista Ana Moura, en un conocido restaurante del Barrio Alto.

La belleza decadente de Lisboa seduce a Madonna mucho más que a Prince en su día, dado que el genio de Mineápolis también se dejó ver por la ciudad hace unos años, precisamente con su amiga Ana Moura, a quien admiraba por su excelente voz y su sentimiento cuando agarra el micrófono.

La exmujer de los cineastas Sean Penn y Guy Ritchie se ha convertido en un icono musical alabado hasta en las escuelas universitarias. Así lo evidencia la empresa internacional de consultoría GeneXus, cuyos responsables citan a Madonna como ejemplo de reciclaje sin fin. Y todo en vísperas de publicarse «Rebel heart», un DVD en directo que resume sus última gira de conciertos.