AFP

Los Macri sitúan a España en su punto de mira, si salen de la Casa Rosada

Agustina, la hija cineasta del presidente argentino, ha comprado una vivienda en Madrid

BarcelonaActualizado:

No sería el primero, y tal vez ni siquiera sería el último presidente de Argentina que, tras sus días en la Casa Rosada, elige Madrid como «refugio», muy lejos de las crisis que azotan de manera cíclica a la nación andina. Según fuentes cercanas al entorno familiar de Mauricio Macri (60 años), esos serían los planes del mandatario de no ser reelegido en las presidenciales del próximo octubre. Así, seguiría el camino trazado por Juan Domingo Perón, quien en 1960 se estableció en el barrio de Puerta de Hierro tras salir años antes al exilio. En 1961, a esa casa se incorporaba la tercera esposa del teniente general, la también expresidenta María Estela Martínez de Perón («Isabelita»).

En los últimos meses, son varios los factores que están mellando la imagen de Macri. Con un índice de pobreza que alcanza el 30% -la precariedad laboral se dispara al 47,2%, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT)-, un desempleo de más de un 9% y una inflación interanual que supera el 50%, el actual presidente no las tiene todas consigo a la hora de continuar su mandato y se ha visto obligado a replantearse nuevos escenarios. Y un posible «plan B» consiste en instalarse en España. Con esta intención, la hija cineasta de Macri, Agustina Macri (37 años) -fruto del matrimonio del presidente con Ivonne Bordeu-, ha comprado una casa en Madrid, según avanzó esta semana el diario «La Nación».

«Mauricio Macri siempre dice que quiere irse a España, tiene predilección por este país», confirma a ABC el periodista argentino Carlos Pagni, muy cercano a la familia del presidente y quien publicó en «La Nación» que Agustina ha adquirido un piso en el que también podría instalarse su progenitor si dejaba la presidencia. Y añade que «fue ella misma quien se lo comunicó a sus amigos de Argentina».

Agustina Macri (izq.) y Vera Spinetta, la protagonista de «Soledad»
Agustina Macri (izq.) y Vera Spinetta, la protagonista de «Soledad» - Redes sociales

Pagni explica que «Macri tiene muchos amigos en España y conoce a la perfección la actualidad política del país», aunque considera que todavía quedan cabos sueltos por atar. Sobre todo y si se diera el caso, «tiene que lograr una sintonía con el presidente Pedro Sánchez. Con Mariano Rajoy la relación era inmejorable, pero hoy la situación es otra». Eso sí, en España también están por ver los resultados de las elecciones del 28 de abril.

Palacio Argüeso

La incursión inmobiliaria en Madrid no es una idea nueva para Mauricio Macri. El pasado año, el diario «Clarín» informaba sobre las conversaciones entre el embajador argentino en España, Ramón Puerta, y el presidente Macri sobre compra-venta de propiedades. Según publicó entonces el matutino, una de las sugerencias de Puerta era que el Estado argentino pusiera a la venta el Palacio Argüeso, residencia de la embajada; otra, que Macri se planteara la adquisición de una casa en las afueras de la ciudad. Algunos apuntan que precisamente sería en Puerta de Hierro.

Sobre Leo Messi

Mientras tanto, Agustina Macri, que ha puesto sus ojos en España para consolidar su carrera, acaba de presentar en los cines Renoir de Majadahonda su ópera prima cinematográfica, «Soledad», filme basado en un texto de Martín Caparrós que a su vez recrea la historia real de una joven anarquista-María Soledad Rosas-, que se suicidó en 1998 en Turín. Además, la hija del presidente se ha sumado al nuevo proyecto del Circo del Sol inspirado en Leo Messi, que se estrenará en Barcelona el próximo de octubre.

A partir de la flamante compra de la propiedad por parte de Agustina, los medios argentinos plantean una doble coincidencia con Florencia Kirchner -hija de Néstor y Cristina Kirchner- quien no solo comparte con ella la pasión por el cine, sino que también se ha instalado lejos de su país natal. En el caso de Florencia, Cuba. Su madre dice que su «exilio» se debe a problemas de salud derivados del estrés. Otros más bien ven un intento de librarse de la acción de la Justicia, pues debe rendir cuentas por delitos derivados de la corrupción. Y, al contrario que su madre, Florencia Kirchner carece de inmunidad que la ampare.