Luis Alfonso cumplió su palabra y no fue a la boda de su madre

«Conmigo no cuentes para este día, no pienso participar de esa exclusiva». Éstas me cuentan fueron más o menos las palabras que Luis Alfonso de Borbón le contestó a su madre Carmen Martínez Bordiú

BEATRIZ CORTÁZAR
Actualizado:

«Conmigo no cuentes para este día, no pienso participar de esa exclusiva». Éstas me cuentan fueron más o menos las palabras que Luis Alfonso de Borbón le contestó a su madre Carmen Martínez Bordiú cuando le anunció que se casaba por la Iglesia con José Campos y sobre todo cuando se enteró que aprovechaba la circunstancia para hacer una buena venta del enlace, al que asistieron 90 personas y que finalizó a las 5 de la mañana con la actuación de dos grupos flamencos, a la revista que ha sacado y sacará cada detalle de esta unión: desde el vestido de novia antes de la boda hasta la luna de miel después del banquete que se vivirá el próximo día 8 de julio en Santander pasando por todos los entresijos de la feliz pareja y por supuesto por la cena previa a la fiesta que será el 7 de julio en el local de Campos, Culturas, donde se servirá un catering contratado puesto que la galería no cuenta con permiso de cocina ni tan siquiera para un horno. En esa fiesta, el matrimonio quiere reunirse con sus invitados más cercanos y la familia para lo que ya están llamando a unos y otros con el fin de hacer una reunión más íntima a la que me huelo que también habrá un montón de bajas por parte de los Franco, una familia que siempre ha querido estar al margen de todo hasta que llegó Carmencita y sus ganas de casarse con el papel cuché, digo con Campos.

Sudor que no lágrimas es lo que ha tenido que soportar la duquesa de Franco para poder convencer a su hijo Francis Franco para que hiciera de padrino de la ceremonia, celebrada en la finca de Cazalla de la Sierra propiedad de Mercedes Oriol y Germán Betené, dado que Luis Alfonso ya avisó desde el primer día que con él no contaran. Francis olvidó viejas rencillas y llevó del brazo a su hermana que lució el modelo a lo Josefina Bonaparte de Lacroix que tan flaco favor le hacía por muy alta costura que fuera. Como anunció ABC, Carmen no tuvo a sus hermanas Mariola (parece que su marido Rafael Ardid está delicado de salud) ni Merry que evita una foto como quien evita una tentación (sí acudieron sus hermanos Jaime, Arancha y Cristóbal, que actuaron como testigos, así como su cuñada José Toledo). De los hermanos de su padre tan sólo pudo viajar a Sevilla el barón de Illueca dado que el barón de Gotor permanece ingresado en Barcelona por problemas de salud y el conde de Morata de Jalón prefirió quedarse tranquilo dada su avanzada edad.

Fue sin duda la boda de las ausencias con una polémica sobre hasta dónde es capaz de vender esta pareja. Cuando se coge el gustillo a recoger dinero fácilmente luego es difícil soltarlo.