Linda Morselli, el pasado jueves, en la presentación del Volkswagen T-Roc
Linda Morselli, el pasado jueves, en la presentación del Volkswagen T-Roc - ABC

Linda Morselli: «Ni españoles ni italianos, siempre animo a mi novio»

La modelo italiana, actual pareja de Fernando Alonso, desvela sus planes de futuro con el piloto asturiano

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hace tiempo que a Fernando Alonso se le resisten los podios. Los fallidos motores de Honda apagan una y otra vez su sed de títulos y con su escudería McLaren tampoco acaba de entenderse del todo, a pesar de que la semana pasada anunciaban su renovación. La estabilidad y la satisfacción que no acaban de llegar desde del paddock parece haberlas encontrado fuera. Lejos de los circuitos, cuando se apea del monoplaza, parece otro y la responsable de ello se llama Linda Morselli, de 28 años, la escultural modelo milanesa con la que sale desde hace un año.

Siempre reacio a desnudar sus sentimientos y su vida privada, hace algo más de un mes protagonizaron su primer posado juntos en el estadio Santiago Bernabéu tras ser nombrado socio de honor. Ella ocupó un segundo plano y le cedió todo el protagonismo a su chico, haciendo gala de una timidez quizá impropia de una modelo. Pero parece que poco a poco comienza a sentirse más cómoda ante los micrófonos. El pasado jueves amadrinó la presentación del nuevo T-Roc de Volkswagen en un hotel de la capital, con sonrisa perenne y ganas de complacer en uno de sus primeros encuentros con la prensa. «Normalmente soy muy reservada, suelo guardar todo lo que pertenece a mi mundo personal, es una novedad para mí estar aquí ante todos vosotros», declaró en italiano y colando de vez en cuando alguna palabra en español.

Linda Morselii
Linda Morselii-ABC

Su relación salió a la luz en el verano de 2016. Él acababa de romper con la presentadora Lara Álvarez y ella, con el piloto de motos Valentino Rossi. Linda confiesa que fue el asturiano quien dio el primer paso y trató de conquistarla, después de que unos amigos en común les presentasen. «Fernando es una persona maravillosa, por tanto ha sido muy sencillo enamorarse de él y también la convivencia. Tenemos mucha complicidad». Su relación se consolida día a día y asegura que entre sus planes figurar el casarse y tener hijos, aunque no ahora. «Estamos muy concentrados en nuestra carrera, así que de momento debemos darle prioridad».

Linda vive con una maleta a cuestas la mayor parte del tiempo. «Me muevo mucho por España y Milán. España es mi segundo hogar, es maravillosa. Recientemente he estado en Asturias, me encanta su costa y su clima. Y por supuesto, la gastronomía española;la tortilla de patata y el jamón».

A pesar de la dificultad para cuadrar sus agendas, tratan de verse lo máximo posible. «Aunque siempre viajemos, estamos permanentemente conectados y cuando mi profesión me lo permite, me gusta acompañarle a los circuitos». Compagina su carrera de modelo con otros proyectos como un curso de interpretación artística o colaboraciones con varias marcas como consejera de moda.

Relación con sus ex

Linda, que apostó por un original modelo de Teresa Helbig, aguantó estoicamente las preguntas sobre Raquel del Rosario, la exmujer del piloto. El pasado mayo, Alonso y Morselli la visitaron en su casa de Los Ángeles, evidenciando la buena sintonía que existe entre ellos. «He conocido a Raquel, es una mujer muy guapa y encantadora. Fue un placer pasar un rato con ella». La italiana confiesa que nunca le guarda rencor a sus exparejas, pero tampoco se explaya en su respuesta sobre su actual relación con el piloto de motociclismo Valentino Rossi, con el que estuvo saliendo durante nueve años. Según «La Gazzetta dello Sport», rompieron su noviazgo por la negativa del piloto de casarse y tener hijos. «Soy muy afortunada porque siempre he tenido buena relación con mis exnovios, pero pertenecen al pasado y quiero hablar de mi presente y de mi futuro. Mi filosofía es vive en el presente». Respecto a si anima más a los pilotos españoles o a los italianos, lo tiene claro:«Siempre a mi novio».