El «Pink Legacy»
El «Pink Legacy» - AFP

Así es el «Leonardo da Vinci» de los diamantes

La piedra rosa alcanza un precio histórico y se vende por 44 millones de euros en una subasta organizada por la casa Christie’s en Ginebra

GINEBRA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El «Pink Legacy», un fabuloso diamante de color rosa de 18.96 quilates con una transparencia y brillo extraordinaria, fue adjudicado este miércoles en una subasta, celebrada por la casa Christie’s en Ginebra, por la astronómica cantidad de cuarenta y cuatro millones de euros, unos cincuenta millones de dólares, consiguiendo batir un nuevo récord de precio por quilate.

«Este es un momento histórico para la joyería porque, con la venta de este diamante, se ha incrementado de nuevo el precio por quilate para este tipo de piedras de 2.1 a 2.6 millones de dólares», declaró a la prensa, pocos minutos después de la subasta, el presidente de Christie’s para Europa y Asia, François Curiel.

Durante la subasta, la puja del fabuloso diamante consiguió captar la atención de todos los asistentes siendo necesarios más de diez minutos para que se cerrara la venta a favor de uno de los cuatro aspirantes, europeos y norteamericanos, que dentro de la sala se libraron a una reñida batalla a golpe de cientos de miles de dólares en medio de un silencio sepulcral.

Finalmente fue el representante del joyero norteamericano Harry Winston, que pertenece al grupo relojero suizo Swatch, el que consiguió la victoria. Unos segundos después de la venta los nuevos proprietarios anunciaron que el diamantede se llamaría, de ahora en adelante, «The Winston Pink Legacy».

Conseguir una saturación de rosa tan óptima en un diamante de este tamaño es realmente excepcional y, de acuerdo con Christie’s, hasta ahora solo cuatro piedras parecidas han salido al mercado. La gema había sido calificada por los especialistas «como la más bella jamás puesta en venta en una subasta» o «el Leonardo da Vinci de los diamantes».

Hallado hace un siglo, en una mina de Sudáfrica, este diamante de incomparable belleza fue propiedad de la familia Oppenheimer, dirigente durante décadas del grupo minero De Beers, y había sido estimado entre 30 y 50 millones de dólares. Tras la venta François Curiel afirmó que «estaba plenamente satifecho porque había aún personas dispuestas a pagar estos precios en una subasta».

El especialista en alta joyería, de Christie’s, Jean-Marc Lunel, comentó a este diario que en los últimos doscientos cincuenta años solo ha habido cuatro diamantes del mismo color descubiertos en el mundo porque para que se produzca este color tienen que producirse cambios extraordinarios en el interior de la tierra.

De talla rectangular y transparencia absoluta, este espectacular diamante obtuvo un certificado del Instituto norteamericano de gemología que lo catalogaba dentro de la categoría  «fancy vivid». Su singularidad está en su tamaño, más de diez quilates, ya que los diamantes de este tipo son generalmente pequeños y pesan menos de un quilate.