Cristina Fernández de Kirchner
Cristina Fernández de Kirchner

Los Kirchner no encuentran inquilinos para sus pisos

La sombra de la corrupción planea sobre la inmobiliaria #de la familia que acumula deudas

BarcelonaActualizado:

Resta apenas poco más de un mes para que los argentinos pasen por las urnas. En esta batalla, todo parecería indicar el posible regreso al poder de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, lo que provocaría la furia de la mitad de la población, y la alegría de la otra mitad. Sin embargo, la gran fortuna que guía la suerte de la familia Kirchner en la política no parece tener un correlato en materia de negocios donde, según la prensa andina, estaría teniendo graves complicaciones para encontrar inquilinos para sus extensas propiedades.

De acuerdo con informaciones que reveló esta semana el diario «Clarín», tienen serias dificultades en conseguir alquilar varios de sus apartamentos. Según el matutino, los motivos de tales trabas estarían vinculados con el desprestigio de la imagen de sus propietarios en los medios de comunicación por las causas judiciales que los involucran.

Viviendas propiedad de los Kirchner
Viviendas propiedad de los Kirchner - ABC

La familia Kirchner, desde hace ya varios años, es dueña de una inmobiliaria de nombre Los Sauces, que actualmente se encuentra intervenida por la Justicia local. Esta es la razón por la cual «tiene problemas para alquilar las propiedades y acumula gastos», asegura el diario «Clarín». Los pisos que posee la firma de la familia de políticos están ubicados en el lujoso barrio porteño de Puerto Madero, en Río Gallegos y, además, el clan es propietario de un hotel ubicado al sur del país, en El Chaltén.

La mala reputación de Los Sauces tiene que ver con que la Justicia local considera que su nombre está asociado a operaciones sospechosas y a un entramado político vinculado al lavado de dinero. De acuerdo con las investigaciones que se llevan a cabo, los socios de esta red serían los empresarios argentinos Lázaro Báez y Cristóbal López.

El antaño concurrido hotel Los Sauces, en Calafate, ahora languidece
El antaño concurrido hotel Los Sauces, en Calafate, ahora languidece - ABC

Al parecer, el negocio inmobiliario, que durante años funcionó como una especie de «mina de oro» para el matrimonio, hoy atraviesa una crisis y se ha convertido una especie de karma que -carente de inquilinos- les aporta más deudas que beneficios económicos. Tres años atrás, la exmandataria y sus dos hijos Máximo y Florencia Kirchner tuvieron que «ceder el mando» del manejo de este verdadero imperio millonario, una vez que el poder judicial tomó la decisión de intervenir Los Sauces.

Uno de los mayores «clavos» que tiene en sus zapatos la inmobiliaria de la que fuera la familia presidencial hasta 2015 es el hotel denominado La Aldea, ubicado en plena Patagonia argentina. Este establecimiento se encuentra cerrado desde hace ya tres años y sigue en busca -casi desesperada- de un sujeto o empresa que lo alquile y pueda extraer de allí ingresos. Como consecuencia de los problemas judiciales que afectan a esta propiedad, también quedaron sin finalizar los trabajos de ampliación del complejo, que apuntaban a una ampliación de su superficie.