José Carreras y Ana Obregón, esa extraña pareja

Por Beatriz Cortázar
Actualizado:

¿Qué tienen en común el tenor José Carreras y la actriz Ana Obregón? Más bien nada, sería la primera respuesta pero lo cierto es que juntos protagonizaron ayer la inauguración oficial de la nueva tienda Chopard en Madrid, y juntos hoy serán las estrellas del concierto que Carreras ofrecerá esta tarde en el Teatro Real y de la cena que se servirá más tarde en la discoteca Joy. Extraña y curiosa pareja que se une por esa firma de joyas a la que Obregón presta su imagen desde hace varias temporadas y con la que Carreras colabora gracias a los generosos donativos que entregan a la Fundación de la Lucha Contra la Leucemia que lleva su nombre. Por este motivo Carreras cortó ayer la cinta inaugural del local en ausencia de Ana Obregón, quien en ese instante se encontraba en el tanatorio de la M-30 dando su último adiós a un familiar. En una improvisada mini rueda de prensa, Carreras señaló la gran labor de los españoles a la hora de ser solidarios, «encabezamos la lista mundial de donantes de órganos», a la vez que señalaba que «somos un pueblo muy sensible y siempre reaccionamos en cuanto vemos que alguien necesita nuestra ayuda». El tenor confesó que estaba muy contento con la buena marcha de su Fundación pero que «el camino es largo y aún queda mucho por hacer». Sin perder la sonrisa pero dando la callada por respuesta, Carreras no quiso hablar de su vida privada ni de su posible boda con su novia Patricia, también en el acto. «Esos son asuntos que uno siempre quiere guardar en la intimidad». Como era de suponer, su agenda siempre está a punto de explotar. Tras el recital de hoy en el que estará acompañado al piano por el maestro Lorenzo Bajav y contará con la participación del Nuovo Quarteto Italiano (el programa musical lo componen canciones de Paolo Tosti, Costa, Rendine, Puccini, Ramírez, Granados, Tata Nacho, Luigi Denza, Enrico Toselli y Gastaldón), el artista tiene conciertos en Londres, Estocolmo y Alemania. El 18 de junio actuará en la Ciudad Prohibida de Pekín con Luciano Pavarotti y Plácido Domingo. Antes de irse hizo una concesión a la prensa del corazón, ávida siempre de noticias sentimentales. «Ella es la mejor joya». Por supuesto ella es Patricia, su amor.