Jornada más animada por estilos y juventud en Cibeles

Actualizado:

La juventud, la miscelánea de estilos y el elevado numero de pases, diez en total, han hecho inevitable que la última jornada de Pasarela Cibeles fuera variada, diferente y mucho más animada que las anteriores.

A ello contribuyó también el debut en la cita madrileña con la moda de tres jóvenes diseñadoras. Juana Martín, Carmen Mrach y Anke Schloder sorprendieron de forma muy distinta en sus desfiles en los que se vieron propuestas opuestas, muy variadas y con alguna coincidencia como los cortes imperio de los vestidos o los amplios volúmenes, tipo globo.

Lo que cada vez queda más claro es que en cuanto a moda, cada uno elige para llenar su armario a aquellos creadores que más se identifican con su estilo personal. Así, a quien le guste lo más racial, intenso y colorista optará por diseños de la cordobesa Juana Martín que presentó un desfile que a nadie dejo indiferente, perfectamente coordinado, aunque a algunos les pareciera excesiva tanta raza.

Lo cierto es que todo el público, entre el que se encontraba la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, despidió puesto en pie a esta joven diseñadora que en su desfile, amenizado en directo por un grupo flamenco, mostró unas prendas perfectamente elaboradas con encajes de bolillos, puntillas, entredos y rafia tejida y no renunció a flamencos volantes ni a batas de cola modernizadas.

También convenció, aunque en un estilo radicalmente diferente, Carmen March que ha desarrollado su colección en torno al personaje de Joséphine, la esposa de Napoleón, con talles imperio, escotes cuadrados, mangas farol, en las que en ocasiones recupera la hombrera, y los tejidos vaporosos. Los talles de las faldas suben en una colección en la que los bordados y prendas de punto, hechos a mano, fueron una baza importante.

Para la otra debutante en Cibeles, Anke Schloder, cada colección es una historia y en esta ocasión, bajo el titulo de "(Hand) Made of Beauty", mostró una colorista, principalmente en el amarillo y el rojo que marcaban las botas que lucieron las modelos, y variada con mezcla de tejidos y estampados. También usó aplicaciones artesanales, con numerosos bordados florales a mano y cintas, que trajeron aires del Tirol.

La última jornada de Cibeles, en la que también se desplazó a IFEMA la ministra de Sanidad, Elena Salgado, comenzó con el desfile de José Miró que, una vez más convenció y recibió numerosos aplausos.

Veterano ya en el mundo de la moda, Miró dejo constancia de su continua evolución. Además de las mallas confeccionadas con punto deportivo y de grandes agujeros y de los laboriosos vestidos en los que usa las cintas para unir piezas y crear volúmenes, el diseñador presentó delicados vestidos con mucho movimiento.

Con los ojos puestos siempre en la costura clásica y a pesar de su juventud, Jorge Vázquez hizo gala de su veteranía en una colección que sitúa entre lo romántico y lo bohemio. Sus propuestas se basan en los pantalones de pinzas de talle alto y pierna recta, las bermudas de corte masculino, faldas con volumen y vestidos de tirantes, junto a largos vestidos de cuadritos vichy, y paisajes "toile de jouy" Destacó la revisión que hace de la clásica trenca que ilumina con lentejuelas.

Mientras que algunos creadores apuestan por que regresen los talles a su lugar natural, otros como Juan Oliva los bajan todavía más en sus vestidos formados por voluminosas faldas, así como en sus anchísimos pantalones en las caderas, y estrechos abajo o en tipo pololo sobre la rodilla. Sacó también gabardinas con doble cinturón y trajes de fiesta muy largos, que provocaron que algunas modelos tropezaran.

En "Invasión", de Carlos Díez, se unen los estilos y tendencias más transgresores y lo mismo viste a drag-queen, que a los que siguen la estética punky, que a los góticos. Después, y como estaba previsto debido a problemas con su socia que han llevado a ésta a retener la colección que debía presentar hoy, Ion Fiz optó por sacar un popurrí de modelos de anteriores colecciones.

Frente a recomendaciones sociales y sanitarias, Antonio Alvarado hizo un homenaje a "Saco de huesos", título de una colección en la que exalta a la mujer delgadísima. Afirma este diseñador que ha hecho la colección más sencilla de su vida "que lleva un estudio de patronaje muy bestia".

La vida, la muerte y las supersticiones están presentes en "Los mortales", colección en la que David Delfín, muy en su línea, continua haciendo uso de los contrastes. Hombre y mujer; blanco frente a negro; mate y brillos; transparencias frente a tejidos opacos en unas propuestas en las que integra las corbatas a las camisas, corta las americanas a modo de camisetas de tirantes y que, en la versión femenina, ciñe al cuerpo.