Don Johnson niega ser la tapadera de una red de blanqueo de dinero

RAMIRO VILLAPADIERNA, CORRESPONSAL
Actualizado:

BERLÍN. El célebre agente antivicio en «Miami Vice» negó ayer severamente ser la tapadera de una aparente red internacional de blanqueo de dinero, actividad de la que sospecha la Policía germana y especula la prensa local. Don Johnson fue detenido el pasado noviembre camino de Suiza en posesión de documentos bancarios por un valor de 7.240 millones de euros.

La suma es la mayor aprehendida nunca por la Policía alemana de aduanas, y fue resultado de una inspección rutinaria de vehículos en la carretera de Bietingen, en tránsito a la Confederación Helvética. Pese a la gravedad del monto, el representante del actor se ha permitido hacer bromas del estilo de que, aunque su representado suele viajar con tarjetas y dinero suelto, «esta vez no llevaba tanto suelto», aseguró.

Broma o no, el actor se quejó ayer desde Los Ángeles por los daños y perjuicios suscitados por acusaciones e investigaciones, que previsoramente han determinado el bloqueo de dos de sus cuentas bancarias.

El portavoz del actor ha declarado al «Miami Herald» que el actor se encontraba en viaje de negocios y además venía «con la idea de comprarse un automóvil» en Alemania. Tal intención demostría que el propio Johnson es también un tipo prevenido pues los 1,2 billones de pesetas al cambio antiguo que llevaba le habrían permitido interesarse igualmente por la compra de toda la factoría Mercedes de Stuttgart.

Elliot Mintz, que así se llama el portavoz, añade en el diario de Florida que Johnson buscaba con el viaje contactar con socios financieros para un cierto proyecto de cine. Los documentos bancarios no habrían sido suyos sino de uno de los hombres de negocios con los que trató, buscó explicar el portavoz de Johnson.

La policía criminal (BKA) negó ayer en Colonia que se hubiera abierto causa contra el actor, aunque el portavoz de la misma declinó pronunciarse sobre los otros dos sujetos que acompañaban al reiterado ex marido de Melanie Griffith en el momento de la desagradable detención. La BKA ha tomado el hábito de apostarse aleatoriamente en varias carreteras afluentes a los valles suizos debido al tradicional exceso de tráfico de divisas en la zona.