Aguirre y Botella acudieron al desfile de Pernas
Aguirre y Botella acudieron al desfile de Pernas

El jardín de las delicias

TEXTO: ERIK FAU FOTO: Á. DE ANTONIONunca se habían visto tantos tacones de aguja en los Jardines del Buen Retiro de Madrid. Un lugar reservado normalmente para el ocio y la despreocupación se llenó

Actualizado:

TEXTO: ERIK FAU FOTO: Á. DE ANTONIO

Nunca se habían visto tantos tacones de aguja en los Jardines del Buen Retiro de Madrid. Un lugar reservado normalmente para el ocio y la despreocupación se llenó ayer -y así seguirá hasta el viernes- de modelos, maquilladores, diseñadores, periodistas de moda y «fashion-victims» de todo tipo, dispuestos a transformar el césped en alfombra roja. Tampoco faltaron las autoridades, como Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid; Carmen Calvo, ministra de Cultura -tocada con un collar metálico completamente imposible-, o Ana Botella, concejal de Empleo y Servicios al Ciudadano de la capital, que comprobaron con complacencia que las maniquíes lucían unos cuerpos más redondos que en febrero -aunque, la verdad sea dicha, alguna que otra escurrida se coló-.

Como cada año, no faltaron las caras conocidas, entre ellas, las de Covadonga O´Shea, Paquita Torres, Marc Ostarcevic, María Zurita y Blanca Martínez de Irujo, novia de Francisco Rivera. Y esta edición, sin duda la más políticamente correcta de toda la historia del certamen, no podía olvidarse del pueblo llano, que acudió al Retiro, sin la presión del índice de masa corporal, a husmear y echar un vistazo a la pantalla gigante que proyectaba los desfiles en directo.

Como contrapeso a tanta corrección política, la palabra «censura» retumbaba en los corrillos formados por los profesionales de la moda, porque no sólo se ha medido y pesado a las modelos, sino que, además, los diseñadores y maquilladores han recibido la orden de no utilizar «looks» desaliñados o enfermizos.

Aunque entre las autoridades todo ha sido satisfacción, algunos entendidos no se cortan en afirmar que el nivel de las modelos de esta edición no alcanza el de las anteriores. Según Fernando Merino, «booker» de Group, una de las agencias más importantes de España, «todas las modelos que estaban confirmadas antes del «casting», por su reconocido prestigio, se han negado a pesarse, por lo que han quedado automáticamente descartadas».

Pero no todo van a ser disgustos y, aunque algunas chicas reconocen que la medida les parece un poco «fuerte», otras la han agradecido, porque saben que sin ella, ni siquiera habrían llegado al «casting».