Isabel Preysler: «Es un milagro que Miguel esté en casa»
Isabel Preysler, en una imagen de archivo de 2010 - EFE
Tras el alta médica

Isabel Preysler: «Es un milagro que Miguel esté en casa»

La esposa de Boyer habla en exclusiva con ABC sobre el alta hospitalaria del ex ministro de Economía

BEATRIZ CORTÁZAR
MADRID Actualizado:

Eran cerca de las tres de la tarde de ayer cuando el exministro Miguel Boyer regresaba a su domicilio de Puerta de Hierro. Llegaba tras dos meses de auténtica lucha en la UCI del Hospital Ruber de Madrid, donde ingresó el pasado 27 de febrero después de sufrir una hemorragia cerebral de la que fue inmediatamente intervenido. La operación fue un éxito en tanto en cuanto se pudo detener lo peor del derrame, pero desde ese momento la salud de Boyer fue un calvario tanto para él como para sus seres queridos.

«Estamos felices y encantados. Quiero agradecer a todo el equipo médico»

«Reconozco que es un milagro que Miguel esté en casa. Es la mejor noticia. Ahora nos esperan muchos meses duros de rehabilitación, un trabajo largo y lento», comenta Isabel Preysler a ABC. «Estamos felices y encantados. Estos dos meses los he pasado casi todo el tiempo en el hospital y lo primero que quiero hacer es agradecer a todo el equipo médico la manera en la que han tratado a Miguel. Desde el neurocirujano doctor Pedro Mata al equipo de la UVI encabezado por el doctor Villaseñor, las enfermeras, todos, absolutamente todos, han sido una maravilla. No tengo palabras suficientes para expresar lo que siento por su manera de trabajar y el trato humano que nos han dado, se lo estaré agradeciendo durante toda la vida», añade Preysler, quien sigue volcada en el cuidado de su marido.

Nada más salir del Ruber, el Hospital envió ayer un comunicado para dar la buena noticia y detallar la salud del paciente que ha recibido el alta médica sin pasar por una habitación de planta. De la UCI le llevaron hace apenas unos días a la Unidad de Cuidados Intermedios y de allí a su residencia. «Nos es grato comunicarles que D. Miguel Boyer ante la evolución claramente satisfactoria ha sido dado de alta hospitalaria a su domicilio», señala el comunicado. «Actualmente, está consciente, orientado, la función del lenguaje en el aspecto comprensión es completa y la de expresión francamente buena y con progresos evidentes día a día».

Lenta y larga recuperación

«Ahora necesita mucha tranquilidad»

Preysler cuenta que su marido «ahora necesita mucha tranquilidad». Lo cierto es que a pesar de los temores de algunos, Isabel siempre confió en la fortaleza de Boyer y por eso nunca perdió la esperanza. Está encantada por los pasos de gigante que dio a partir de la Semana Santa, fecha en la que empezó a sentir una mejoría que ha tenido esta respuesta. «Sólo espero que las cosas sigan igual de bien», añade Isabel, quien confiesa que durante todas estas semanas el teléfono de su casa no ha parado de sonar. La trascendencia política, económica y social de su marido es de tal magnitud que han sido muchísimas las personas que se han interesado por su evolución. Hoy todos pueden estar contentos ya que, aunque el camino aún es largo, la meta cada vez se ve más cerca.