Shayk y Cooper, el domingo en los Globos de Oro
Shayk y Cooper, el domingo en los Globos de Oro - REUTERS

Irina Shayk y Bradley Cooper, la boda que todos esperan

La modelo rusa y el cineasta estadounidense dan un paso más en su noviazgo al posar juntos por primera vez, en la alfombra roja de los Globos de Oro

MadridActualizado:

Días antes de que desfilaran por primera vez juntos en una alfombra roja, la de la 76 gala de los Globos de Oro, saltaban las alarmas sobre la posible boda entre la rutilante pareja formada por Bradley Cooper, cineasta de moda, y la modelo rusa Irina Shayk. Una simbólica imagen de las manos de la top sosteniendo una concha, y en la que se aprecia un anillo, hizo correr como la pólvora en Internet el rumor de un inminente compromiso matrimonial.

La instantánea fue tomada en una playa, en el curso de las vacaciones de Fin de Año de Cooper y Shayk. Una muestra más de que su noviazgo, más allá de las barreras mediáticas que ellos mismos han levantado para preservar su intimidad, no era un camelo como muchos trataron de ver tres años atrás. La madrugada del lunes, apareciendo juntos por primera vez en una gala de Hollywood, evidenciaron que su relación va viento en popa.

La de Bradley Cooper e Irina Shayk es la boda más esperada del show business. Aunque, en caso de que se produjera, sería extraño que lo anunciaran a bombo y platillo, y a buen seguro que, como tras parejas de celebridades, se filtrarían imágenes de la ceremonia una vez consumada (así lo hicieron Karlie Kloss y Joshua Kushner o Gwyneth Paltrow y Brad Falchuk).

La pareja paseando con su hija Lea
La pareja paseando con su hija Lea

Ellos siempre han sido discretos con su noviazgo, que arrancó en los últimos meses de 2015 y se hizo público precisamente a comienzos de 2016 y durante una ceremonia de entrega de los Globos de Oro. Por aquel entonces, Bradley Cooper ya había recuperado su condición de «soltero de oro» tras un largo noviazgo con la modelo británica Suki Waterhouse y su ruptura por sorpresa. Atrás también quedaron otras relaciones que sobrellevó con idéntica discreción: cuatro meses de matrimonio con la actriz y bailarina estadounidense Jennifer Esposito y dos años de idilio con Renée Zellweger, desde julio 2009 a marzo de 2011.

Irina, por su parte, se lamía en silencio las heridas tras su desengaño amoroso con Cristiano Ronaldo(fue la sombra del delantero portugués entre 2010 y enero de 2015) y lo único que acertaba a proclamar a propósito de su vida privada era su amor por la familia y sus aspiraciones de convertirse en madre. Lo consiguió en marzo de 2017, al dar a luz a Lea de Seine Shayk Cooper. Antes, dejó boquiabiertos a todos al desfilar sobre la pasarela de Victoria's embarazada de cuatro meses. Y antes aún, fue cazada en brazos de Cooper en la Costa Amalfitana, en unas imágenes que parecían sacadas del filme «De aquí a a la eternidad».

Tras su aparición estelar en pasado domingo en Los Ángeles, se confirma que el de Irina Shayk y Bradley Cooper sería el enlace que todos esperan... y desean.