Belén Esteban
Belén Esteban - Gtres

InstagramEl último retoque estético de Belén Esteban antes de su boda

Para esta ocasión tan especial, la televisiva quiere estar perfecta y por ello esta semana se ha sometido a un nuevo cambio de imagen

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No es ningún secreto que Belén Esteban -una de las mujeres más polémicas, queridas y criticadas, de nuestro país- ha pasado por quirófano en numerosas ocasiones para realizarse difrentes cambios estéticos. Muchas han sido las ocasiones en las que una renovada (e irreconocible) Belén posaba sonriente para alguna revista del corazón con un rostro diferente. Con una nariz más fina y corta, sin ojeras o con cambios bruscos de peso. Estos cambios radicales siempre suponían un antes y un después para la colaboradora.

Comienza la cuenta atrás para la boda de Belén Esteban con su novio Miguel Marcos y la colaboradora ultima los detalles del enlace. Para esta ocasión tan especial, la televisiva quiere estar perfecta y por ello esta semana se ha sometido a un nuevo retoque estético. «Mis nuevas cejas con ‘microblading’ por @Cristina Salas en @nuriadonaldson”».

Ver esta publicación en Instagram

Mis nuevas cejas con microblading por @cristina_salas_ en @nuriadonaldson

Una publicación compartida de Belén Esteban (@belenestebanmenendez) el

El «microblading» es una técnica de pigmentación semipermanente para las cejas con resultados más naturales que el clásico tatuaje. Es un tratamiento ideal para personas con cejas poco pobladas o que han ido perdiendo vello con el paso de los años, o como consecuencia de alguna enfermedad o tratamiento médico. El «microblading» permite tanto dar forma como rellenar la ceja en aquellos puntos en los que sea necesario, sin grandes agresiones para la piel y con un acabado que pasa desapercibido por completo. El secreto es la técnica del «pelo a pelo», que permite una aplicación más precisa y personalizada del trazo, obteniendo un resultado muy natural.

Todos los retoques

Esta no es la primera vez que la colaboradora se somete a un cambio de imagen. Todo comenzó en 2001, cuando se sometió a una mamoplastia. Días después lucía orgullosa una talla 95. Dos años después volvió a ponerse en manos de los cirujanos para una liposucción de abdomen y una lipoescultura – nunca confirmadas por ella-. En 2006 se sometió a una reconstrucción y un blanqueamiento dental, seguido por un aumento de labios. Sin embargo, el cambio más notorio de la colaboradora fue en 2009, cuando decidió arreglar su desmejorada nariz y se sometió a una compleja rinoplastia y una blefaroplastia –arreglo de las bolsas de los ojos-, por la que Belén recibió una exclusiva de la conocida revista del corazón «Lecturas» que acabó vendiendo casi medio millón de ejemplares en los quioscos.

A partir de ese momento, la ex de Jesulín de Ubrique se ha retocado paulativamente con otros arreglos secundarios como con la toxina botulínica, ácido hialurónico y vitaminas para reducir sus líneas de expresión.