Dolores Aveiro y Georgina Rodríguez - Gtres

InstagramSube de tono la guerra entre Dolores Aveiro y Georgina Rodríguez

La madre de CR7 dice «me gusta» al comentario de una mujer que acusa a la joven aragonesa de «fingir un amor que es mentira»

LisboaActualizado:

La guerra entre Dolores Aveiro y Georgina Rodríguez sube de tono con un nuevo episodio de tensión entre la madre y la novia de Cristiano Ronaldo. La mujer madeirense, de 63 años, no quita ojo desde Funchal a las andanzas de la joven aragonesa, instalada en Turín con el jugador de la Juventus y no ha dudado en poner ‘me gusta’ a un demoledor comentario en las redes sociales acerca de la ex dependienta de la madrileña ‘milla de oro’.

«Cuando una quiere con pasión a sus hijos, como yo, sabe perfectamente quién siente lo mismo. Por eso sé que la señora Aveiro es una buena madre. Se nota enseguida», dice una seguidora del delantero estelar antes de continuar de manera contundente: «Georgina es muy falsa. Mira fijamente a las cámaras y finge un amor que es mentira. Quien tenga ojos en la cara y dos dedos de frente sabe que es la mujer más falsa con la que Ronaldo se ha relacionado. Oh Cristiano, por amor a tus hijos, cambia por favor de mujer, que esa niñata ya ha probado que solo quiere fama y dinero. Tus hijos merecen una buena madre, que los ame de verdad».

La reacción de Dolores al confesar públicamente que está de acuerdo con estas duras palabras recorre las redes sociales en Portugal, donde cada vez prolifera más el escepticismo hacia Rodríguez. Y hasta se hacen sondeos para pulsar si a la gente le gustaría que la pareja se casara.

A la madre de CR7 no le ha quedado más remedio que retirarse de la vida cotidiana del goleador ante el paso al frente dado por Georgina, cada vez más consolidada en su papel de madre en la nueva casa italiana del ex emblema del Real Madrid. Por tanto, volvió a la capital de Madeira, esa Funchal donde nació el propio Ronaldo.

La guerra entre ambas mujeres es total, sin tregua. El traslado a Italia del ex delantero del Real Madrid ha terminado por destapar sus desencuentros, cada vez más evidentes y a la vista de todos a través de las redes sociales.

Primero fue dar un ‘me gusta’ a la expresión ‘vaca’ que alguien le dedicó a la prometida de su hijo. Y más tarde una persona se refirió en internet a la joven aragonesa en estos términos: «Solo busca quedarse con el dinero de CR7» y Dolores volvió a decir ‘me gusta’, sin cortarse un pelo. Por tanto, una y otra no tienen nada que hablarse. Ya está todo dicho entre ellas. Así, cuando a Ronaldo le llegaba la hora de desplazarse al país transalpino, la madre intentó personarse también, con el objetivo de «vigilar» a la mujer española. Como las tensiones eran evidentes, decidió marcharse de la ciudad italiana próxima a Milán y regresar a su tierra, donde la aguarda y respalda siempre su pareja, José Andrade.

En los poco más de dos años de relación entre Cristiano y Georgina, los choques llevan produciéndose desde el primer instante. La primera manifestación volvió a salir a la luz cuando la madre dio un ‘me gusta’ a las fotos de Irina Shayk, la modelo rusa que saltó a la fama como pareja de Ronaldo. Allegados del jugador dijeron en privado que siempre pareció apreciar la clase exhibida por la posterior novia de Bradley Cooper, algo que no terminaba de ver en Rodríguez.

Con todo, la verdadera batalla comenzó a librarse cuando los niños inundaron la lujosa casa de la madrileña urbanización La Finca: primero los gemelos fruto de la inseminación artificial en Estados Unidos y después Alana Martina, que dio a luz la propia Georgina. Ahí es cuando Dolores Aveiro se sintió desplazada y la joven oscense no hacía más que difundir imágenes en las que aparecía sonriente junto a los bebés.

Antes de esa etapa, no puede olvidarse que era la madre de CR7 quien educó y sacó adelante a Cristianinho. Además, ella se sentía arropada por las hermanas del ganador del Balón de Oro cinco veces: Elma y Katia, que tampoco se sentían cómodas con la irrupción de Georgina. Unas sonrisas en algunos momentos no han logrado apagar las aguas turbulentas de fondo, aunque nunca ha trascendido ningún gesto público del ex goleador madridista para decantarse por uno u otro ‘bando’.

El conflicto está lejos de solucionarse. Más bien al contrario, especialmente si tenemos en cuenta que el desembarco en Turín ha dado un vuelco a las cosas: Georgina está encantada, mientras que Dolores se sentía mejor en Madrid.

El rumbo de los acontecimientos queda en manos de la evolución de la temporada, que de momento no ha comenzado bien para Cristiano, en vista de que todavía no ha marcado un solo gol con la camiseta blanca y negra.