Sonia Ferrer
Sonia Ferrer - GTRES

InstagramSonia Ferrer se defiende de las duras críticas a su físico

Los usuarios de la red social han tachado a la presentadora de televisión de anoréxica y «saco de huesos» después de que esta publicara una imagen en bikini

Actualizado:

Como cada verano, los posados de famosos en bikini se acumulan en las cuentas de Instagram y, con ellos, las críticas o alabanzas sobre los cuerpos de las celebrities. La última en sufrir -en este caso- las opiniones feroces de los usuarios de la red social ha sido Sonia Ferrer (41 años).

Cuando publicó ingenuamente su imagen luciendo, de manera impecable, un bikini blanco, Ferrer no podía imaginar el aluvión de críticas que recibiría por su cuerpo. Las infinitas horas en el gimnasio y su cuidada alimentación no han sido suficientes para librarse de que la tachen de anoréxica en la red social y la consideren un «saco de huesos» que necesita «un buen cocido».

Ante las palabras que le han dedicado, la presentadora de televisión no ha dudado en responder a través del mismo medio en el que publicó su imagen en bañador. «Me gustaría decir a la gente que la anorexia, aparte de que es una enfermedad y no hay que usarla como un insulto, se ve, cuando el cuerpo pasa hambre, después de acabar con la grasa se come el músculo, hay que tener cuidado», afirma Ferrer, cansada de tantas opiniones.

Ver esta publicación en Instagram

Mi peque (qué aunque nunca veáis, existe y es el centro de mi universo) me está ayudando a hacer selección de bikinis para meter en la maleta porque.... ya huelo a vacaciones!!!!!!!📸🎉💃🏻✈️☀️🍹😎 #bikini #sinverguenza #sintrampanicarton #esloquehay #dunaquierecolarseenlamaleta #tudecampamentoyyoalaplaya #elveranoyallego

Una publicación compartida de Sonia Ferrer (@soniaferrer) el

Y añade: «Es un cuerpo trabajado, que se ve que lo sufro, que es de gimnasio, que está trabajado, que no es un cuero regalado. Estuve en un internado de danza clásica, mi mejor amiga intentó suicidarse porque se veía gorda, la directora de mi planta era bulímica».