Sondos Alqattan
Sondos Alqattan - Instagram

InstagramLas polémicas palabras de la bloguera que no quiere darle un día libre a su criada

La instagramer de belleza se reafirma en sus declaraciones en contra de que las sirvientas conserven su propio pasaporte

ABC
MADRIDActualizado:

Sondos Alqattan conocida en las redes sociales por ser artista del maquillaje y amante de la belleza, ha hecho arder su cuenta de Instagram tras las declaraciones que ha realizado sobre la censura del draconiano sistema de kafala, vigente en la mayoría de los países de golfo Pérsico. Este es un mecanismo que encadena a los trabajadores a sus empleadores y que impide abandonar el trabajo incluso si se registran abusos graves. Es tan frecuente entre las familias reales como entre el resto de la población.

La mujer, conocida por preparar tutoriales de belleza, se ha presentado como una defensora entusiasta de dicho sistema: «¿Cómo puedo tener una sirvienta que conserva su pasaporte? Si escaparan y regresaran a su país, ¿quién me devolverá el dinero? Honestamente estoy en contra de esta ley. No quiero a una criada filipina. Es una ley patética. Son cuatro días de descanso al mes. Días en los que estará fuera. No sabemos lo que estará haciendo esos días y su pasaporte estará en su poder» añadió finalmente.

Las duras declaraciones de Sondos se realizaron a principios de este mes en un video que ya ha sido retirado por la propia instagramer al ver la polémica que había suscitado. En estas declaraciones, hacía referencia a la reforma legal introducida recientemente por Kuwait que elimina la obligación de que el pasaporte de la trabajadora debe quedar en poder del empleador y que le concede cuatro días de descanso al mes.

Pero este lunes se ha reafirmado en sus declaraciones con un nuevo video: «Debido a los rumores que han circulado debía proporcionar una respuesta clara. El pasaporte de cualquier empleada extranjera debería estar en posesión del empleador para defender sus intereses. Resulta irrelevante la nacionalidad del empleado y el empleador».

Sus conflictivas declaraciones han comenzado a pasarle factura económicamente y moralmente. Mientras que muchos de sus seguidores han realizado multitud de llamadas amenazando a las empresas de belleza que colaboran con la instagramer con el objetivo de que pongan fin a toda relación que mantuviesen con ella o si no, no volverán a comprar los productos. Otros muchos le han mandado miles de comentario mostrándose en contra de sus palabras: «Pensaba que eras una mujer extraordinaria pero lo que dijiste de las empleadas filipinas es inadmisible. Solo eres una cara bonita podrida por dentro».