GTRES

InstagramLiev Schreiber, a la caza del paparazzi que le acusó de agresión

El actor, famoso por su papel en la serie «Ray Donovan», ha utilizado las redes sociales para demostrar que el fotógrafo Sherwood Martinelli mentía sobre su «hombro herido» y su «cámara reventada»

ABC
MadridActualizado:

A mediados del pasado mes de agosto, el actor Liev Schreiber se dio cita en un juzgado de Nueva York, tras ser acusado de agresión por el paparazzi Sherwood Martinelli, quien aseguraba haber sido víctima de la ira del intérprete durante un encontronazo que tuvieron dos meses atrás.

Schreiber mantuvo su inocencia delante de los medios. «Jamás le toqué. Nunca toqué su cuerpo con mi cuerpo. Estaba borracho en esos momentos, pero eso fue todo», señaló entonces a la prensa estadounidense.

En respuesta a aquel episodio, el actor ha hecho uso de su cuenta de Instagram para demostrar, según su criterio, que él tenía razón:«Sherwood Martinelli. El paparazzi que afirmó que le había atacado decidió venir a visitar nuestro estudio esta mañana con su hombro “herido” y la cámara que yo “reventé”...».

Ver esta publicación en Instagram

Sherman Martinelli. The paparazzi who claimed I attacked him decided to come visit our set this morning with his “injured” shoulder and the camera I “smashed”... Glad to see he’s feeling better. #lievschreiber #raydonavan @raydonovan

Una publicación compartida de Liev Schreiber (@lievschreiber) el

Su mensaje va más allá y, con toque irónico, añade: «Agradecido de ver que se encuentra mejor».Esta foto será, posiblemente, una de las pruebas que el actor protagonista de la serie «Ray Donovan» utilice esta semana ante el juzgado en su nueva vista oral.

Ver esta publicación en Instagram

I hate wet feet... #raydonovan #lievschreiber

Una publicación compartida de Liev Schreiber (@lievschreiber) el

En su momento, Mattinelli, mostró su indignación respecto a esta decisión.«Es una medida completamente injusta, que demuestra que nuestro sistema legal solo beneficia a los ricos y poderosos», manifestó el fotógrafo, quien también se quejaba de que no se hubiese admitido a trámite su denuncia contra el intérprete.